Información sobre vivienda y economía

España pasa de liderar la remuneración de los depósitos a ser el peor de Europa en ocho años

Autor: Redacción

Los depósitos bancarios en España han pasado de 100 a cero en solo ocho años. Si en 2008 los inversores podían obtener una rentabilidad media del 5% por tener su dinero parado en este tipo de productos financieros, hoy en día el interés ni siquiera alcanza el 0,2%.

Según los datos del Banco Central Europeo (BCE), los depósitos en nuestro país rentan, de media, un escaso 0,15%, lo que le convierte en el interés más reducido de Europa. Hace ocho años, sin embargo, lideraban las rentabilidades en el Viejo Continente al situarse como los segundos más agresivos tras los de Grecia.

¿Y qué ofrecen el resto de países actualmente? Hay ejemplos de todo tipo. En Italia y Francia, por ejemplo, el interés sigue superando el 1%, mientras que en Holanda y Bélgica ronda el 0,5%; en Alemania, el 0,4% y en Austria y Portugal se queda en el 0,35%. Solo Irlanda ofrece un interés tan bajo como el de España, según las cifras del guardián del euro resumidas en este gráfico:

Apuesta de los hogares por los depósitos

A pesar de que las rentabilidades que ofrecen estos productos financieros son mínimas, son unos de los preferidos por las familias españolas para ‘guardar’ su ahorro. Según los datos del Banco de España, los hogares tienen más de 760.000 millones de euros invertidos en depósitos, una zona que ronda máximos históricos y que supera de largo la que existía cuando la banca ofrecía un 5% de media a los inversores.

Se trata, además, de la cuarta cifra más elevada de todo el Viejo Continente: solo las familias de Alemania, Francia e Italia destinan más dinero a los depósitos.

La caída en picado de la rentabilidad de estos productos en España se debe a varios factores, entre ellos, las regulaciones que obligaron al sector a reducir el interés ofrecido y la concentración de entidades. A estos motivos se unen, por ejemplo, en que los bancos no tienen muchas alternativas para rentabilizar el dinero que manejan y que el sector cada vez está más centrado en vender productos alternativos, como fondos de inversión o seguros, con los que pueden obtener más margen y apenas les consumen recursos propios.

Las perspectivas no son nada halagüeñas y apuntan a más descensos en la rentabilidad de los depósitos en los próximos meses. Según el mercado, el interés podría caer en los trimestres venideros hasta quedarse en el 0,1% y la situación no cambiará hasta que el Banco Central Europeo (BCE) de por concluidas sus medidas monetarias extraordinarias (como el programa de compra de deuda, también llamado QE) y empiece a subir los tipos de interés, algo que los expertos aplazan al menos hasta primavera de 2019.