Información sobre vivienda y economía

La apuesta del mercado: el BCE dejará los tipos de interés en el 0% al menos hasta 2019

Gtres
Gtres

La eurozona tiene por delante al menos dos años y medio más de tipos de interés en mínimos. Ésta es la previsión con la que trabajan los expertos después de que la Reserva Federal de EEUU haya retrasado hasta final de año el segundo repunte del precio del dinero tras nueve ejercicios de tipos cero.

Y es que, mientras la economía estadounidense ya está en condiciones de afrontar una paulatina vuelta a la normalidad en política monetaria (el paro ronda el 5% y el PIB crece a una tasa anualizada cercana al 1%) en el Viejo Continente no todos los indicadores tienen una lectura tan positiva. La eurozona está creciendo al menor ritmo en 20 meses, mientras que Francia, la segunda potencia de la región, se ha quedado al borde de la recesión en el segundo trimestre del año.

“El contexto internacional aún está sometido a muchas incertidumbres (la ralentización de China y Latinoamérica, el impacto real que provocará el Brexit…) y se espera un crecimiento económico muy moderado durante los próximos años. Por eso, creo que el Banco Central Europeo (BCE) querrá ir con mucho tiento, al igual que ha hecho la Reserva Federal estadounidense”, explica Estefanía Ponte, directora de análisis de BNP Paribas Personal Investors.

En términos generales, los expertos dan por hecho que el precio del dinero seguirá estando en la eurozona en el 0,0% hasta primavera de 2019 como mínimo. ¿Y de dónde sale esta previsión? La respuesta está en la creencia de que el guardián del euro seguirá la misma hoja de ruta que su homólogo americano.

“Creemos que los tipos seguirán en el 0% más allá de 2018 porque el BCE normalizará su política monetaria como lo ha hecho la Fed. En EEUU el programa extraordinario duró cinco años antes de que se produjeran cambios y después vino el repunte del precio del dinero, que además está siendo muy pausado ya que solo lo ha subido una vez de momento. Y si tenemos en cuenta que la eurozona evoluciona de forma más lenta que la primera potencia mundial, nos iríamos como mínimo a 2019”, opina Eva Barrio, del departamento de análisis de Bankinter.

Actualmente, el organismo presidido por el italiano Mario Draghi tiene operativas tres medidas simultáneas: mantiene desde marzo los tipos de interés en los mínimos históricos del 0,0%. A la vez está penalizando a los bancos que tengan su excedente de liquidez parada en depósitos y está comprando mensualmente deuda pública y privada por un máximo de 80.000 millones de euros (esta medida es la que se conoce con el nombre de QE).

Esta última medida es precisamente la primera que podría retirar la máxima autoridad monetaria. “Al igual que hizo la Fed, lo normal es que el BCE redujera progresivamente el volumen de deuda que compra vía QE; es decir, que bajara el límite de 80.000 millones a 60.000, luego a 40.000 millones… Pero de momento es algo que no contemplamos. Estados Unidos activó un programa similar en 2009 y no empezó a retirarlo hasta finales de 2013, mientras que en la eurozona empezó en marzo de 2015, así que todavía podríamos ver un par de años más de QE”, agrega Barrio.

Desde CM Capital Markets el analista Jorge Lage también aplaza el fin del QE. "No sé si durante 2017 ampliará la cantidad de deuda que compra, pero creo que es muy probable que alargue su plan en el tiempo para intentar impulsar el crecimiento económico. Y creo que antes de que lleve a cabo cualquier subida de tipos tendría que eliminar el resto de medidas extraordinarias", señala.

Pero, ¿y si no ocurre tal cosa? El calendario de 2019 coincidiría incluso si el BCE no prorroga más allá de marzo el QE, la fecha límite que de momento es oficial. Y es que una cosa es que empiece a retirar los estímulos y otra diferente, cuándo se acabe definitivamente el programa. De momento, todos los expertos coinciden en que la vuelta a la normalidad será pausada.

“Incluso si no amplía el QE y empieza a reducirlo en primavera, tardaría meses en retirarlo completamente. En Estados Unidos pasaron 10 meses, por lo que nos plantaríamos ya a principios de 2018. Y si tenemos en cuenta que la Fed tardó más de un año en empezar a subir los tipos de interés, ya hablaríamos de marzo/abril de 2019 para empezar a ver subidas de tipos”, aclara Ponte.

Los expertos también se apoyan en la calma con la que se está tomando Estados Unidos el repunte del precio del dinero. Fue en diciembre del año pasado cuando aplicó la primera subida y aunque al principio el mercado estimaba entre tres y cuatro subidas este año, lo cierto es que como mucho habría una más en diciembre. Ésta es su intención, aunque el mercado insiste que hasta entonces se publicará una oleada de datos que podrían hacer cambiar de opinión a la entidad.

“Es uno de los temas que genera más incertidumbre y nuestro supuesto de trabajo es que en 2018 las cosas empezarán a cambiar. Tarde o temprano, el BCE tendrá que normalizar la situación porque los bancos, los fondos y las aseguradoras tienen activos en cartera que no soportarán un escenario extraordinario durante mucho tiempo, por lo que nuestro supuesto de trabajo es que en 2020 podríamos ver unapolítica monetaria normalizad a”, estima Mª Jesús Fernández, economista senior de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas).

Según Daniel Pingarrón, estratega de IG, en 2020 los tipos de interés podrían estar alrededor del 1% aunque reconoce que “las previsiones sobre bancos centrales que se han realizado en los últimos años han resultado ser demasiado conservadoras, pues las políticas han acabado siendo más laxas durante más tiempo del previsto”.

El mejor de los mundos para los hipotecados

La hoja de ruta que decida llevar a cabo el BCE marcará el paso de miles de hipotecados como consecuencia de la relación que existe entre los tipos de interés y el QE y el euríbor, el indicador de referencia para la mayoría de las hipotecas en España. Y de momento la previsión es que sigamos en el mejor de los mundos para los hipotecados.

“Descartamos que haya grandes movimientos en los próximos meses porque no lo vemos subiendo de forma brusca. Nuestros cálculos apuntan a que el euríbor a 12 meses cerrará este año en negativo y que se mantendrá muy cerca del 0% durante unos años”, considera Bankinter.

Funcas, por su parte, también cree que el euríbor a 12 meses estará en zona de mínimos hasta 2018, aunque no descarta que en 2019 pueda situarse de media entre el 0,4% y el 1%. De confirmarse su pronóstico, y teniendo en cuenta que históricamente hay una correlación aproximada de 0,5 puntos entre el euríbor y los tipos de interés oficiales, dicho ejercicio podría acabar con el precio del dinero en el 0,5%.