Información sobre vivienda y economía

¿Adiós al dinero gratis en EEUU? Los expertos aseguran que la Fed subirá hoy los tipos de interés

Hoy puede ser un día histórico en Estados Unidos. Según el consenso de mercado, la Reserva Federal, la máxima autoridad monetaria del país, anunciará hoy una subida de los tipos de interés, la primera desde junio de 2006.

De producirse finalmente el repunte, la superpotencia mundial acabará con la política monetaria expansiva dominada por el dinero gratis. Desde el 16 de diciembre de 2008 los tipos se mantienen congelados en la horquilla entre el 0,0% y el 0,25%, la cifra más baja de toda la historia.

Y es curioso que hoy, justo siete años después, el banco central norteamericano pueda cambiar completamente el rumbo de su estrategia monetaria.

La Fed lleva meses preparando a los mercados financieros para esta decisión, que ya respaldan los datos macroeconómicos. Como recuerda El Confidencial, la tasa de desempleo, que llegó a situarse alrededor del 10% en 2009, se ha reducido a la mitad, mientras que la economía acumula ya 78 meses consecutivos creciendo y lo hace actualmente a un ritmo superior al 2%.

“Esperamos que la Fed inicie la subida de tipos de interés (el 76% del consenso de Bloomberg espera +25 puntos básicos), un inicio de normalización de política monetaria justificado por una economía que crece a niveles en torno al 2,5%, con una tasa de paro cercana al 5%, y por tanto próxima al pleno empleo, y una inflación que, aunque baja en el corto plazo por el efecto del precio del crudo, repuntará de forma progresiva hacia su objetivo del 2%”, explica Renta 4 en su informe matinal.

EEUU necesita mantener su credibilidad

Para los analistas, la subida de tipos no es una mala noticia, sino una señal de que Estados Unidos se ha recuperado y, por ello, de que debe volver a la normalización de la política monetaria.

De hecho, firmas de inversión internacionales como la gestora de Lazard han alertado en los últimos meses que si el organismo presidido por Janet Yellen no sube el precio del dinero tras haber generado expectativas al mercado, perderá credibilidad ante los ojos de los inversores.

El servicio de estudios de Caixabank, en cambio, no duda de que la Fed dé el paso, aunque cree que la clave estará en el ritmo al que eleve los tipos de interés en los próximos años. “Entendemos que la fase de recuperación es suficientemente sólida como para que cambie la política monetaria, pero la duda no es que suba tipos, sino la velocidad a la que lo haga. El consenso espera alzas graduales, por lo que será muy importante que la Fed lance el mensaje correcto”, asegura Oriol Aspachs Bracons, director de macroeconomía de Caixabank Research.

Renta 4 maneja exactamente la misma teoría que la entidad financiera. En su opinión, “más allá de que sea la primera subida de tipos en una década, lo más importante de la reunión de estará en el mensaje que ofrezca Janet Yellen, que creemos que irá orientado a ‘dibujar’ un escenario de subida de tipos gradual y moderada, atendiendo a los datos de crecimiento e inflación que se vayan conociendo (inferiores a anteriores ciclos alcistas de tipos de interés) y al contexto internacional (donde aún habrá que vigilar de cerca especialmente la evolución de China y emergentes)”.

El calendario de subidas, en el aire

De momento, y aunque la apuesta por la subida de hoy es aplastante, el consenso no coincide en establecer un calendario de subidas. Goldman Sachs, por ejemplo, cree que los tipos repuntarán 100 puntos básicos al año (es decir, un 1%), lo que situaría el precio del dinero en el entorno del 3,5% a finales de 2018, mientras que Caixabank Research vaticina que para entonces estarán alrededor del 3%.

En cambio, como recoge el diario Expansión, hay analistas que no descartan que el organismo que dirige Yellen tenga que dar marcha atrás en su estrategia y volver a bajar tipos si el contexto internacional se complica.

¿Y las consecuencias?

Los analistas aseguran que las consecuencias más inmediatas de una subida de tipos es el encarecimiento del dólar. Al fin y al cabo, la decisión elevará el precio oficial del billete verde, por lo que lo más lógico es que éste se revalorice en su cruce con otras divisas internacionales, como el euro, el yen japonés o el yuan chino.

"Esta revalorización debería ser aún mayor respecto del euro, dada la reciente expansión de las medidas de flexibilización del Banco Central Europeo, reforzándose de manera más gradual respecto a la libra", aseguran los analistas de Ebury en un informe recogido por Europa Press.

Por otro lado, desde Link Securities auguran subidas en las bolsas internacionales si es que la Fed cumple las expectativas. "Si la Fed no sorprende a los inversores y cumple con el “guión” establecido, la probabilidad de que el tradicional “rally de Navidad” tenga lugar este año es elevada, sobre todo teniendo en cuenta los altos niveles de sobreventa que presentan muchos valores. De el discurso de subidas graduales, los mercados de valores lo celebrarán con nuevas alzas, siempre y cuando el precio del crudo lo permita (sería muy positivo que se estabilizase o que, incluso se acercara de nuevo al nivel de 40 dólares el barril)", añade la firma.

Para los mercados emergentes, en cambio, la decisión podría tener un impacto más negativo. Los expertos aseguran que las peores consecuencias serán para aquellos países y empresas que tengan su deuda en dólares.

"Lo que más importa a estos países es el ritmo de la apreciación del dólar porque eso impactará a los intereses y esos intereses deben ser pagados en dólares", explica WisdomTree Investments a la agencia Reuters, que recuerda que en lo que llevamos de año las compañías financieras y no financieras de mercados emergentes y los países han emitido 792.000 millones de dólares (unos 720.000 millones de euros, algo así como el 70% del PIB de España).

En el caso concreto de España, las consecuencias podrían venir de los problemas de los mercados emergentes, donde los gigantes empresariales domésticos (como Santander, BBVA o Telefónica) tienen presencia e intereses.