Información sobre vivienda y economía

A los bancos centrales les invade la cautela: el mercado no espera subidas de tipos hasta 2016

Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo
Gtres
Autor: Redacción

Los grandes bancos centrales internacionales parecen no tener prisa por empezar a retirar los estímulos de los mercados. Llevan muchos años manteniendo el precio del dinero en mínimos históricos y haciendo inyecciones de liquidez multimillonarias, unas maniobras costosas que prevén mantener unos meses más.

Al menos, ésta es la conclusión que han sacado los analistas de las últimas reuniones de la Reserva Federal estadounidense (Fed), el Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de Inglaterra (BoE). Firmas como Renta 4, Link Securities o BNP Paribas Personal Investors están convencidos de que no habrá subidas de tipos en lo que queda de año. Ni siquiera en Estados Unidos, que lleva meses preparando a los inversores para el fin del dinero barato.

Y todo por culpa de la ralentización que están viviendo las economías emergentes (China, Brasil…), que frenará el crecimiento global y se dejará notar en las empresas y las economías de los países desarrollados. Sus problemas llevaron a los inversores a pulsar el botón de pánico este verano y ahora los organismos monetarios quieren medir su impacto real antes de tomar decisiones antes de tiempo.

“Según las actas de la última reunión del Comité de la Fed (FOMC), en esa reunión (17 de septiembre) los miembros se muestran preocupados por la baja inflación y la debilidad del crecimiento global, a pesar de estar satisfechos con la evolución del mercado laboral estadounidense (el paro semanal se ha quedado muy cerca de su nivel más bajo en 42 años). Pero, quizás lo más relevante, es que en las actas se puede apreciar que la decisión de no subir sus tipos de interés de referencia no fue tan ajustada como algunos miembros de la Fed han querido transmitir posteriormente. Este hecho vino a confirmar lo que descuentan los mercados en estos momentos, que la Fed no moverá sus tipos hasta bien entrado el ejercicio 2016”, explica en su informe matinal Link Securities.

Desde BNP Paribas Personal Investors opinan lo mismo e incluso aseguran que el BoE tampoco realizará ningún movimiento. “En nuestra opinión, salvo sorpresas muy positivas en datos de inflación e indicadores de confianza empresarial en Estados Unidos y Reino Unido, no cabe esperar novedades desde sus bancos centrales hasta 2016”, asegura.

Ayer mismo, el organismo monetario británico mantuvo sin cambios los tipos de interés en el 0,5% (el nivel más bajo de la historia) y el programa de estímulos (valorado en unos 375.000 millones de libras).

Si los expertos descartan una subida inminente del precio del dinero en Estados Unidos y Reino Unido, en el caso de la eurozona ni siquiera se plantean que pueda haber movimiento un año vista. Todo lo contrario: si contemplan un escenario ése es el de aumentar el programa de compra de activos que el organismo presidido por Mario Draghi activó en marzo y durará, en principio, hasta septiembre del año que viene y que inyectará alrededor de un billón de euros en el mercado.

“Las actas del BCE (de la reunión el 3 de septiembre) apuntan a una intensificación de los riesgos bajistas para la inflación en verano y afirman que se necesita más tiempo para valorar los efectos de la volatilidad de los mercados financieros y de la desaceleración de China. En este contexto, el BCE reitera que está dispuesto a ampliar sus programas de estímulos monetarios, en caso necesario, para abordar los riesgos de una inflación demasiado baja”, recalca Renta 4.

En cuanto a una posible subida de los tipos de interés en la eurozona, firmas como las gestoras de Lazard o Natixis aseguran que se mantendrán en los niveles actuales (0,05%) como mínimo hasta finales de 2016. "Prefieren reaccionar un poco tarde a actuar antes de tiempo y no quieren tomar ningún tipo de riesgo", concluye Philippe Waechter, economista jefe de Natixis AM.