Información sobre vivienda y economía

La Mancha y La Rioja, donde más profesionales tienen que cambiar de provincia para trabajar

Autor: Redacción

La consultora Randstad, basándose en datos de los servicios públicos de empleo, asegura que los españoles se movieron más que nunca en 2015 para poder trabajar. Durante el año pasado se firmaron casi 2,4 millones de contratos que exigían al empleado cambiar de provincia para realizar sus labores profesionales, una cifra inédita en lo que llevamos de siglo.

Esta cifra de contratos se traduce aproximadamente en un 12,8% de todos los contratos que se firmaron el año pasado, aunque no todas las autonomías registran la misma tasa de movilidad.

En concreto, y de acuerdo con los datos de la consultora, en Castilla-La Mancha y La Rioja el porcentaje se dispara por encima del 25%, lo que significa que duplica la tasa media nacional y les convierte en las dos regiones con la tasa más elevada del país. En ambas regiones al menos uno de cada cuatro contratos exige un cambio de provincia al empleado.

Les siguen Castilla y León (15,9%), Aragón (15,3%), Euskadi (13,7%), Comunidad Valenciana (13,5%), Murcia (13,5%) y Madrid (13,1%). Por tanto, hasta 8 comunidades registran una tasa superior a la media doméstica.

En cambio, en Galicia y Andalucía apenas supera el 12%, mientras que en Navarra, Baleares y Cataluña se mueve entre el 11,3% y el 11,5% y en Cantabria, en el 10,5%. Las únicas tres regiones donde la necesidad de cambiar de provincia para trabajar es inferior al 10% son Extremadura (9,7%), Asturias (7,6%) y Canarias (5,6%). El archipiélago, por su especial situación geográfica, es la autonomía con la tasa de movilidad más baja de todo el país.

Curiosamente, Madrid y Álava (pegadas a Castilla-La Mancha y La Rioja) son dos de las dos provincias que más empleados acogieron durante el año pasado, lo que les convierte en dos de las principales receptoras de trabajadores. La capital sumó más de 206.000 empleados, mientras que la provincia vasca captó casi 22.000.