Información sobre vivienda y economía

El número de jóvenes que estudia y a la vez trabaja se reduce a la mitad en una década

Autor: Redacción

En los últimos años se ha reducido a marchas forzadas el número de jóvenes que son capaces de compaginar los estudios con un empleo. Según un estudio de la consultora Randstad, que ha analizado los datos de la última Encuesta de la Población Activa (EPA), en apenas una década este colectivo ha quedado mermado a la mitad.

Si en 2006 y 2007, justo antes de que estalla la crisis, en el mercado laboral había más de un millón de menores de 30 años que se estaba formando y a la vez trabajaba, en 2016 ni siquiera llegaban a 570.000. Tras el registrado en 2014 (564.800), el dato actual es el más bajo de la última década.

Sin embargo, y a pesar de esta tendencia bajista, su peso dentro del total de jóvenes ocupados ha mantenido el tipo, como consecuencia de la caída del número de ocupados que se ha producido en los últimos años. “A pesar de que el número de ocupados se ha reducido a la mitad respecto a la cifra alcanzada hace una década, el peso de este colectivo en el mercado laboral ha aumentado en dos puntos porcentuales respecto a 2007”, insiste Randstad.

Así, prácticamente uno de cada cuatro menores de 30 años ocupados está estudiando, una proporción que está en línea con la registrada desde 2008. Solo en 2013 y 2015 el porcentaje ha superado el 24%.

Sorpasso de los mayores de 45

Otro de los datos que analiza la consultora en el estudio es el fuerte repunte que está registrando el número de trabajadores mayores de 45 años que está realizando algún tipo de formación para adecuar sus conocimientos a las nuevas demandas del mercado laboral.

“Mientras que los profesionales menores de 30 años que estudian y trabajan se han reducido a la mitad desde 2006 en términos absolutos, el número de ocupados mayores de 45 que se encuentran en esta situación ha aumentado. El desajuste existente entre las necesidades empresariales y la oferta profesional del mercado laboral hace que cada vez sean más los profesionales que deciden continuar con su formación para no quedarse fuera del mercado de trabajo”, señala Randstad.

Actualmente son 599.800 los trabajadores mayores de 45 años que están estudiando. Hasta ahora, el número más elevado se alcanzó en 2015, cuando se contabilizaron casi 622.000 casos, mientras que en 2006 la cifra se quedó a las puertas de 470.000. Desde entonces, el volumen de ocupados mayores de 45 años que estudian ha crecido casi 30%, lo que le ha permitido superar de forma ininterrumpida al registrado por los jóvenes desde 2012.