Información sobre vivienda y economía

El año de los rascacielos: el boom de los edificios gigantes ha llegado a lo más alto en 2017

Foto: Ping An Finance Center | Kohn Pedersen Fox
Foto: Ping An Finance Center | Kohn Pedersen Fox
Autor: Hoja de Router (colaborador de idealista news)

En 2017 se construyeron más rascacielos que en cualquier otro año de la historia: se han culminado un total de 144 nuevos edificios de más de 200 metros de altura en todo el mundo, según los datos elaborados por The Council on Tall Buildings and Urban Habitat (CTBUH).

Un récord que se lleva batiendo cuatro años consecutivos y que demuestra que la arquitectura fija su mirada en las alturas. Tras unos años de recesión, las estructuras colosales vuelven a estar al alza. De hecho, en 2018 está previsto que la marca se supere de nuevo, llegando hasta 248 nuevos rascacielos.

Está tendencia por lo vertical se ha extendido por todo el globo, por lo que el 2017 es el año con mayor diversidad geográfica en cuanto a construcción de rascacielos. Los datos indican que Asia es el continente donde más se ha apostado por esta arquitectura, con nada menos que 109 torres nuevas este año, siendo China motor económico e inmobiliario del fenómeno. Más de la mitad de los rascacielos construidos en 2017 se han levantado en el país asiático, con 77 estructuras ubicadas en 36 ciudades distintas.

Otro dato interesante para entender este ‘boom’ de los rascacielos es que ya no son patrimonio exclusivo de las capitales del mundo, sino que cada vez más urbes de provincias periféricas apuestan por la altura.

Es el caso de Shenzhen, en China, una ciudad de casi 11 millones de habitantes en la que se han erigido el mayor número de estas construcciones en 2017, con 12 rascacielos (más que en todo Estados Unidos). De hecho, Shenzhen ha inaugurado el rascacielos más alto de 2017, el Ping An Finance Center, de 599 metros, que además se sitúa como el cuarto edificio de mayor tamaño del mundo.

Foto:Ping An Finance Center | Kohn Pedersen Fox
Foto:Ping An Finance Center | Kohn Pedersen Fox

Este gigante de 115 plantas, diseñado por la firma de arquitectos estadounidense Kohn Pedersen Fox es el segundo edificio más alto del país, por detrás la Shanghai Tower, que ocupa el segundo puesto del ‘ranking’ mundial con 632 metros, y sigue muy de cerca al tercer edificio más alto del mundo, el Makkah Royal Clock Tower, un ostentoso rascacielos de 601 metros levantado en Arabia Saudí.

Pese a ello, la clasificación internacional la sigue presidiendo, y a bastante distancia del resto, el imponente Burj Khalifa, con 828 metros de altura sobre la ciudad de Dubái, en los Emiratos Árabes Unidos.

Foto: Lotte World Tower | Kohn Pedersen Fox
Foto: Lotte World Tower | Kohn Pedersen Fox
El ‘top’ cinco mundial lo cierra un rascacielos construido también en 2017: el Lotte World Tower, una proeza de la arquitectura de 555 metros que se ha convertido en uno de los símbolos de Seúl, la capital surcoreana.

Este titánico edificio está siendo equipado además para ser un rascacielos multiusos con tiendas, oficinas, apartamentos residenciales y un hotel de lujo. Y la que es la plataforma de observación más alta del mundo, abierta al público en la planta 123 a 512,3 metros de altura sobre el nivel del mar. 

Foto:Lotte World Tower | Kohn Pedersen Fox
Foto:Lotte World Tower | Kohn Pedersen Fox

Un fenómeno que vive una metamorfosis

Si hay una ciudad en el mundo que piensa en vertical, esa es Dubái. Los siguientes tres edificios más altos de 2017 (el tercero, el cuarto y el quinto) han sido alzados en la lujosa ciudad de Emiratos Árabes Unidos, destacando por encima de todos el Marina 101 con sus 425 metros. Pero lo más interesante de este rascacielos reside en su uso, ya que 300 habitaciones han sido destinadas a un hotel y otra buena parte está dedicada a los apartamentos.

Es solo una muestra del nuevo rumbo que están tomando los rascacielos, donde la parte residencial cada vez ocupa mayor protagonismo. El propio Shawn Ursini, responsable de la base de datos de CTBUH,  lo ratifica en una entrevista: "Si vuelves a finales del siglo XX, podrías asumir que casi cualquier edificio de esa magnitud sería un edificio de oficinas. Pero eso ya no es necesariamente así. Los rascacielos residenciales, aunque no son la mayoría, siguen creciendo al alza”.

Foto: Dubái | Wikipedia Commons
Foto: Dubái | Wikipedia Commons
Que el fenómeno de los rascacielos ha mutado también lo indica la diversidad geográfica del 2017, donde unos 23 países han formado parte de la lista. Algunos de ellos estrenándose en este ‘ranking’, como Sri Lanka con su Grand Hyatt Colombo Tower de 230 metros de altura, o Kenia, que ha estrenado este año en Nairobi la Britam Tower, de 200.

Foto: Britam Tower | Wikipedia Commons
Foto: Britam Tower | Wikipedia Commons

En cambio, en 2017 Europa Occidental no ha culminado ningún edificio de más de 200 metros, siendo Turquía el único país en aparecer en el ‘ranking’ con cuatro rascacielos nuevos. Estados Unidos, en cambio, sí que parece haber recuperado el pulso, con diez nuevas torres de más de 200 metros, entre las que destaca la Wilshire Grand Center en Los Ángeles, que con 225 metros se posiciona como el rascacielos más alto de la costa oeste estadounidense.

Proyectos en marcha que llegarán al kilómetro de altura

Los datos de 2017 subrayan la creciente importancia de los edificios escarpados en la arquitectura mundial y, como antes avanzábamos, las previsiones para el próximo año nos indican que este fenómeno solo va hacia arriba.

China sigue protagonizando gran parte de las expectativas de 2018, por lo que Ursini, editor de la base de datos de CTBUH, advierte que todo lo que suceda en los próximos años puede “depender enormemente de las condiciones económicas” del país asiático. De los cinco edificios más altos a estrenar en 2018, cuatro son chinos y uno ruso, el Lakha Center, que se está construyendo en San Petesburgo y será el rascacielos más alto de Europa con 462 metros.

Foto: Lakha Center | Wikipedia Commons
Foto: Lakha Center | Wikipedia Commons

Aunque el proyecto que más expectación está levantando es el del Jeddah Tower, que ha comenzado a construirse en la ciudad de Yeda, en Arabia Saudí, y que en 2020, cuando está prevista su finalización, desbancará al Burj Khalifa como el rascacielos más alto del mundo. Este mastodonte de la arquitectura llegará nada menos que a los 1.000 metros de altura, un proyecto que desafía a todo lo anterior y que demuestra que la carrera por conquistar las alturas vuelve a estar en boga dentro del gremio arquitectónico. La apuesta a futuro de muchas urbes del mundo pasa por un ‘skyline’ de vértigo.

Foto: Jeddah Tower | Wikipedia Commons
Foto: Jeddah Tower | Wikipedia Commons