Información sobre vivienda y economía

El año de los ‘súper-edificios’: en 2015 se levantaron 106 rascacielos de más de 200 metros

Los rascacielos más altos construidos en el mundo
Autor: Hoja de Router (colaborador de idealista news)

Durante los últimos cinco años, el número de rascacielos en el mundo que superan los 300 metros se ha duplicado. Desde 2010 se han levantado 50 nuevos gigantes que, como centinelas de hormigón, observan las urbes desde las alturas. Si incluimos a los miembros más bajitos de la familia, solo el año pasado se construyeron 106 rascacielos de una altura superior a 200 metros. El número supera el récord del 2014 –entonces fueron 97−, y sitúa al 2015 como el año más prolífico en lo que a construcciones megalómanas se refiere.

Sorprendentemente, la cifra coincide con el número de estas enormes torres que arquitectos y constructores levantaron entre 1930, el año en que fue inaugurado el famoso edificio Chrysler de Nueva York,  y 2010. Estos son algunos de los datos que ha revelado el último informe del Consejo de Edificios Altos y Hábitat Urbano (CTBUH), un colectivo internacional de profesionales del sector.

Uno de los rascacielos más altos de Nueva York

El año pasado nació el número 432 de Park Avenue en Nueva York y la torre de Shanghái, terminada el pasado mes de enero. El gigante chino, que mide 632 metros, es el segundo edificio más alto del mundo después del Burj Khalifa de Dubái, con sus 828 metros.

La cantidad de rascacielos a nivel mundial es aún más elevada: ya existen nada más y nada menos que 1040. Desde el CTBUH han bautizado al fenómeno “explosión de rascacielos” y predicen que el número seguirá creciendo durante el presente año. De hecho, en 2016 ya hay planeados entre 110 y 135 nuevos gigantes mayores de 200 metros. .

La mayoría de estos edificios se encuentran en Asia y China encabeza el 'ranking' por países: allí se yerguen 300. No obstante, desde la organización internacional advierten que los constructores pueden tomarse un descanso en el país asiático. Como consecuencia del paso de una economía de crecimiento a una de consumo, se está estabilizando la inversión en construcción por parte del Gobierno.

Al gigante chino le hace sombra la capital de Indonesia, Yakarta, donde se concentran la mayoría de las estructuras de nueva construcción, entre las que se encuentra el Centro Sudirman, con sus nada desdeñables 258 metros.

Si te sorprende la altura de los existentes, los expertos aseguran que se avecina la era de los nuevos monstruos, que superarán los 600 metros y llegarán a alcanzar el millar. Es el caso de la torre Kingdom, en Jeddah (Arabia Saudí), aún en construcción.

Espectaculares rascacielos en Arabia Saudí

Mal de altura, también en España 

En España no llegamos al nivel de los asiáticos, pero contamos con algunos buenos ejemplos. La torre Picasso (157 metros) fue la más alta de Madrid entre 1988 y 2007, año en que fue desbancada por la torre Cepsa (250 metros), considerada en la actualidad la construcción más alta de España. El edificio forma parte del complejo empresarial Cuatro Torres Business Area, donde se ubican otros tres rascacielos. 

Los cuatro gigantes madrileños son los únicos mayores de 200 metros del país, aunque hay una decena más que superan el centenar en la capital. 
Pese a que España no se caracteriza por la construcción de rascacielos, la ciudad de Benidorm se convirtió entre los años 50 y los 70 en una de las urbes de Europa con mayor número de estos edificios (actualmente hay 26 que superan el centenar de metros), y aún hoy encabeza el 'ranking' español, por encima de Madrid. El Hotel Bali, situado en la localidad valenciana, tiene 186 metros y fue el edificio más alto del país entre 2002 y 2007. 

En Barcelona sobresalen ocho de estos edificios y en Bilbao siete. El Hotel Des Arts, construido en 1992 en la Ciudad Condal, alcanza los 154 metros de altura. Otros ejemplos de rascacielos que figuran en la lista de los 10 más altos de la España son la Torre Sevilla (Sevilla) y la Torre Iberdrola (Bilbao).

Todo apunta a que en 2016 los habitantes del planeta tendrán que levantar su vista más que nunca para admirar las nuevas maravillas de esta arquitectura de altos vuelos.