Información sobre vivienda y economía

Sareb quiere cerrar una operación histórica: la venta de 10.000 millones en créditos fallidos

Autor: Redacción

Sareb está trabajando en la mayor operación de su historia: la venta de 10.000 millones de euros en créditos tóxicos. 

Y es que la sociedad que gestiona los activos de los bancos rescatados quiere aprovechar el apetito de los inversores internacionales por el ladrillo español y ya ha dado el mandato a varias consultoras para que rastreen el mercado en busca de uno o varios socios financieros, principalmente grandes fondos de inversión internacionales. 

Así, la compañía quiere seguir los pasos de las grandes entidades financieras y crear una sociedad en la que 'volcar' todos esos activos, cuyos colaterales inmobiliarios van desde suelos hasta inmuebles terciarios, y sacarlos de su cartera. 

Es el mismo camino que han tomado, por ejemplo, Santander y Blackstone para colocar los activos tóxicos de Popular en una sociedad en la que ambos participan.  

Sareb prevé sacar adelante este plan, bautizado como 'Proyecto Ebro', a finales de este año o principios de 2019, y su objetivo es cerrar un acuerdo con los principales fondos de inversión extranjeros. Entre los posibles interesados podrían estar Cerberus, Bain Capital, Blakstone, Apollo, Goldman Sachs o Kennedy Wilson. 

Otros proyectos en marcha

Además del 'Proyecto Ebro', la compañía presidida por Jaime Echegoyen está inmerso en la salida a bolsa de su vehículo de inversión inmobiliaria Témpore Properties, que prevé empezar a cotizar en primavera con más de 1.000 viviendas de alquiler en cartera. 

También tiene abiertos tres procesos de venta: uno de ellos es 'Nora', una operación con la que quiere traspasar 400 millones de euros en préstamos con colateral residencial. Otro es 'Vilasoa', con 300 millones en créditos avalados con suelo; y el tercero, 'Dune', que consta de otros 2.600 millones en préstamos sin garantía. Por otro lado, la compañía está buscando un socio con el que potenciar la actividad de promoción residencial a través de la creación de un vehículo con unos 800 millones en activos de su propio portfolio.