Información sobre vivienda y economía

‘Ciao’ Italia: la catalana MK Premium pasa a manos de un ‘family office’ italiano convertida en ‘proptech’

La compañía ha reducido drásticamente su estructura

Daniel Leiva, fundador de MK Premium
Daniel Leiva, fundador de MK Premium

La crisis provocada por el covid-19 ha llevado a las inmobiliarias a tener que redibujar, y en muchos casos replantear, su estrategia. Ertes, cierres, movimientos de directivos e incluso operaciones corporativas son algunas de las consecuencias que dejó la pandemia. Este es el caso de MK Premium, uno de los últimos fenómenos inmobiliarios en el mercado español, que ha pasado a manos de un ‘family office’ italiano y ha reducido drásticamente su estructura, tal y como ha explicado Daniel Leiva, fundador de MK Premium, a idealista/news. Además, la compañía opera desde hace unos meses como una ‘proptech’.

“El covid-19 frenó por completo la actividad del sector- explica Leiva-; nosotros hacemos ‘flipping’ inmobiliario (firmar arras de un activo en venta para, en un corto periodo de tiempo, vendérselo a un tercero sacando una jugosa plusvalía) y en ese momento todo se paró en seco”. “Veníamos de un muy buen ciclo, incluso exagerado, y en nuestro caso particular como empresa crecimos de una manera desproporcionada, por lo que tuvimos que pararnos y reorganizar”.

Leiva explica que, mientras sucedía todo esto, el ya estaba hacía meses estudiando una oferta de compra por parte de un fondo italiano. “Me lo tuve que pensar mucho, ya que era deshacerme de la empresa y quedarme como gestor, era un gran cambio. Justo antes de que estallará todo firmamos y vendimos la empresa y su pata patrimonial, que estaba valorada en unos 3 millones de euros”, sostiene Leiva.

La operación corporativa y la crisis sanitaria exigieron a MK Premium un reajuste. “Entonces éramos una plantilla de 25 empleados, con oficinas en Barcelona, Madrid, Lisboa y Oporto, con unos gastos mensuales de más de 200.000 euros. Era una situación insostenible en plena pandemia, por lo que una de las primeras tareas encomendadas por los nuevos dueños fue reestructurar la empresa y preparar su estructura para los próximos pasos que iba a dar MK Premium”, dice el fundador de la empresa.

Leiva redujo la plantilla a cinco personas. “Dejamos un agente para cada ciudad en las que operamos (Madrid, Barcelona y Lisboa), una persona para administración y yo, que estoy gestionando”, dice el directivo. Esto ayudó a MK Premium a reducir sus gastos mensuales a unos 20.000 euros, siendo mucho más ligera y adaptada a la nueva etapa que está emprendiendo: la de ‘proptech’.

Nueva etapa

MK Premium operaba en España con un equipo nutrido de comerciales (‘flippers’) que barrían el mercado español de edificios en venta. Una llamada a los propietarios para conocer si les interesaba la venta de su activo bastaba para iniciar conversaciones. Estas gestiones las hacia, en un inicio, un call center de una decena de personas. Después, los ‘leads’ positivos pasaban a la cartera del comercial de cada zona.

Después ya iniciaban las negociaciones, solicitud de documentación y su posterior oferta, “siempre a un precio por debajo de mercado”. Más tarde, se firmaban unas arras del 10% del valor de la compra y, automáticamente, se buscaba un inversor dispuesto a comprar. MK Premium hacia el pase.

Ahora todo ha cambiado. “Durante los últimos años estuvimos trabajando en una base de datos de propiedad vertical en España para tener controlados todos los activos y, en plena pandemia, decidimos transformar toda esta información en una aplicación que nos facilitara el trabajo”, explica Leiva.

“Contratamos a un programador chileno durante la cuarentena para que nos diseñara una ‘app’ que hiciera gran parte del trabajo -dice Leiva-; que tuviera acceso a esa base de datos e hiciera el primer contacto con el posible vendedor”. MK Premium se hizo con una inteligencia artificial que es capaz de llamar, con voz humana, a los futuros vendedores y ofrecerles la compra de su activo. “Te dice que aprietes el uno en el teléfono si estarías interesado en vender o que cuelgues si no quieres vender”, asegura el directivo. “Esto nos hace una criba y nos reporta los leads que ya tienen interés en vender”, concluye.

Ahora mismo, la aplicación, que es de uso exclusivo para MK Premium, tiene en su base de datos los edificios de Barcelona, Madrid, Palma, Lisboa y Oporto, pero pronto se añadirán los de otras ciudades como Valencia, Málaga o Sevilla. Además, dicen desde la compañía, hemos conseguido que el tiempo que nos lleva el proceso sea mucho más corto, “ahora en 2-3 meses puede tener cerrada la fecha de firma de arras y antes se dilataba mucho más”, finaliza Leiva.