Información sobre vivienda y economía

Se vende casa 'okupa' a pie de playa desde 2.700 euros

Autor: Gorka Ramos (colaborador de idealista news)

Algunos las defienden como una alternativa a la escasez de viviendas de protección oficial, mientras que otros opinan que todo este lío se traduce en un negocio de casas de veraneo a muy buen precio. Sin embargo, lo cierto es que, por una razón o por otra, las playas de la región chilena de atacama –al norte del país y donde están las aguas más calientes– se han llenado de cabañas okupa y pocas –o ninguna– autoridad se atreve a meterles mano.

Estas ocupaciones ilegales playeras sin ningún papel, permiso o plan de sanidad son conocidas como 'tomas'. La práctica consiste en llegar a una zona desierta y plantar allí tu casa. Da igual que sea tu primera vivienda o si solo quieres ejercer tu 'derecho a veranear'. De hecho, si aguantas cinco años allí, la vivienda se podrá incluir dentro del registro de propiedades.

El valor de las cabañas que se construyen oscila entre los dos millones y los diez millones de pesos chilenos (entre 2.700 y 13.500 euros). Pese a que los carteles incluso del tipo 'visite cabaña piloto' son visibles en algunas tomas, los propietarios aseguran que no las alquilan y que tampoco se creen propietarios del terreno.

En Bahía Inglesa, una de las zonas de veraneo por excelencia en Chile, tampoco se libran. Pese a los intentos de algunos emprendedores por conseguir un turismo de calidad, las ‘tomas’ les están rompiendo los esquemas.

Hace 30 años, una familia chilena compró un terreno a 100 metros del mar para desarrollar un negocio de seis cabañas de hasta seis personas. En su página web todavía aseguran que la tranquilidad es absoluta: “Podrá desconectarse del ruido, la contaminación y el estresante ajetreo de la vida urbana”.

Sin embargo, en los dos últimos años un centenar de 'cabañas okupa' han rodeado el negocio turístico y han pasado de un aislamiento casi absoluto a la masificación de una playa paradisiaca.

Así se veía la zona hace un par de años

 

Y las zonas ‘tomadas’ en rojo

 

Incluso el Gobierno ha colocado algunos carteles frente a los asentamientos, pero la responsabilidad de retirar las viviendas no queda del todo clara. De hecho, ahí siguen las cabañas.

Desde otro negocio de la zona que se dedica a dar paseos en barco de vela, aseguran que la situación no tiene buena pinta. En la instalación de estas ‘tomas’ no está considerada la construcción de un sistema de alcantarillado o de salubridad. ¿El temor? En la temporada alta de verano las ‘tomas’ aumentan la densidad de forma extrema, lo que se traduce en malos olores y suciedad en la playa.

 

¿Ilegal o justificado?

Hace un año, las autoridades desalojaron el asentamiento ilegal en la Playa de Patos. En defensa de los vecinos, la ex concejal del ayuntamiento de Tierra Amarilla, Tatiana Herrera, comentó que “no son ilegales, ellos son chilenos que quieren veranear y quieren tener una casa a pie de playa” 

Al final todo parece un lío político-burocrático en el que ninguna autoridad quiere ser 'la mala'. Durante el desalojo de playa de patos, el entonces gobernador de la provincia de Copiapó, aseguraba que actuaban en a petición del Ministerio de Bienes Nacionales.

“Otros han cerrado terrenos con cercos de palos con alambre de púas, y todo absolutamente ilegal”. Desde la administración aseguran que nadie tiene autorización del ministerio para instalar cabañas en la playa.