Información sobre vivienda y economía

Las cinco fórmulas del Gobierno chino para construir 76 millones de casas asequibles en 10 años

Creative commons
Creative commons
Autor: Gorka Ramos (colaborador de idealista news)

Desde 2003 China ha aumentado su número de 'viviendas asequibles' en 76 millones. Vamos, que el plan para reducir el déficit inmobiliario en el país parece haber funcionado, y ahora otros países en vías de desarrollo están tomando nota de los pasos que han seguido los chinos. De hecho, todas las casas construidas serían suficientes para resolver el mismo problema en América Latina.

La clave de la expansión del mercado en China parece ser la variedad de opciones. Además de la posibilidad de comprar una casa, las directrices de Pekín también incluyen el alquiler y el desarrollo de proyectos combina la acción privada y pública, según explica un documento del Banco Interamericano de Desarrollo titulado ‘Urbanización rápida y desarrollo: Cumbre de China y América Latina’.

Además de construir decenas de miles de edificios, el Gobierno chino ha conseguido adoptar algunas medidas para mejorar el acceso a la vivienda a la mayoría de los vecinos. Aquí están algunas de las políticas que han desarrollado y que pueden ser una buena idea para cualquier mercado inmobiliario venido a menos.

Viviendas de renta baja: Construidas por el Estado, el Gobierno chino ofrece subsidios directos a aquellas familias que lo necesiten. Eso sí, las casas deben ser pequeñas: alrededor de 50 m2,  incluso menos.

Viviendas públicas de renta: Pueden ser construidas por el Gobierno o empresas privadas. Las rentas están muy por debajo de los precios de mercado, pero su tamaño no supera los 40 m2.

Vivienda económica de aplicación: Para los que prefieren invertir en una vivienda para toda la vida, en China promocionan a las constructoras que desarrollen casas de 60 m2 para vecinos de bajos ingresos. Pero las familias de clase media también reciben ayudas en caso de estar comprando en una zona en la que los precios han subido más que los salarios.

Vivienda de precios restringidos: Pensadas para familias de ingresos medio-bajos que viven en ciudades con un mercado inmobiliario con precios altos. El área promedio de estas casas se sitúa en torno a los 90 m2. Tienen una particularidad: si se venden, las ganancias obtenidas hay que devolvérselas al Gobierno chino.

Renovación de viviendas: Y por supuesto está el problema de las viviendas antiguas o en barrios deprimidos. En los casos en los que los inmuebles no tienen una salida real, el Ejecutivo chino se encarga de remodelar los edificios para hacerlos más atractivos. Esta propuesta busca directamente mejorar el acceso y no tanto impulsar el nuevo mercado inmobiliario.