Información sobre vivienda y economía

Diez edificios surrealistas levantados por excéntricos millonarios

Autor: Hoja de Router (colaborador de idealista news)

Hay sueños que acaban convirtiéndose en realidad a golpe de dinero. Sirva como ejemplo viajar donde uno quiera y cuando uno quiera con solo alquilar un avión  privado (si es que no se tiene ya),  contar con varias residencias en diversos lugares del mundo, partir en busca de sol cuando llega el invierno cual ave migratoria o vivir en una mansión con vistas al mar.

El dinero es el único medio que permite cumplir este tipo de sueños, aunque no todos los ricos tienen las mismas aspiraciones. Hay unos cuantos millonarios en el mundo que han destinado parte de sus fondos a levantar edificios de lo más singulares y que nada tienen que ver con las mansiones que encontramos en Malibú o la Costa del Sol. He aquí algunos de ellos:

Una isla pirata
En el condado británico de Cambridgeshire se halla la residencia de un desconocido millonario inglés. Construida sobre un terreno de más de 24.280 m2 y en medio de un lago, se trata de la Isla de Challis, un asentamiento pirata que cuenta con una playa, una cascada, una laguna, un muelle e incluso un clásico pub de marineros conocido como El Doblón Negro.

 
 

Castillos de cuentos de hadas 
Liu Chonghua, un magnate de la industria de la pastelería china, se ha gastado 12 millones de euros en construir seis castillos en el municipio de Chongqing. Construidos siguiendo las pautas de los castillos medievales europeos, Chonghua cree que levatando este tipo de edificios en su país natal conseguirá que prospere. “Una sociedad necesita soñar para ayudar a su gente. China necesita castillos”, explica en una entrevista. 

Así, encontrando inspiración en los castillos franceses de Loira y en el arquitecto español Antoni Gaudí, el millonario planea construir un centenar de fortificaciones más. Según sus obreros, los castillos europeos resultan muy fáciles de levantar y, total, dinero no le falta. 

 

La USS Enterprise de Star Trek 
La sede de la compañía china de desarrollo de videojuegos NetDragon Websoft no tiene nada que envidiar a la de Google, en Mountain View, o a las oficinas de Apple en Cupertino. Los empleados bien podrían decir que trabajan en la nave de Star Trek, ya que, precisamente, la sede de la compañía luce exactamente igual que la USS Enterprise que aparece en la famosa saga de ciencia ficción.

Liu Dejian, el fundador de la empresa, invirtió 150 millones de dólares (alrededor de 134 millones de euros) para construir, en 2010, una nave de 260 metros de largo. Entre planta y planta encontramos toboganes de metal de nueve metros y en el interior, una réplica del esqueleto del Tiranosaurio Rex hallado en Dakota del Sur en 1987. 

 

La casa de los Teletubbies
Aún no está construida, pero ya ha dado que hablar. La mansión que acogerá a la pareja británica ganadora del sorteo del Euromillones en 2012 recuerda a la casa de los Teletubbies. Aunque, de acuerdo con el dúo, en realidad su futuro hogar está inspirado en la residencia de Iron Man y en el Museo de Victoria y Alberto de Londres. Claro, claro...

 

Un muro de peces 
No todos los millonarios contratan a un estudio de arquitectura para que les diseñe la mansión de sus sueños. Hay algunos que compran la casa ya construida y le añaden unos cuantos detalles conforme a sus gustos.

Es el caso del acaudalado Mehmet Ali Gökçeoglu, un turco residente en la ciudad de Çesme que derribó el muro de metal que protegía su hogar de intrusos y cotillas y lo cambió por un acuario repleto de pulpos y peces. 
Construir el tanque de agua fue bastante fácil. Lo complicado, según el millonario, llegó a la hora de conectar el acuario con el Mar Egeo para que el agua se renovara constantemente. Lo consiguieron gracias a un tubo de 400 metros de largo. 

 

Un castillo para la antigua reina 
El estrafalario millonario estadounidense Christopher Mark decidió vender su castillo de cuento de hadas situado en la ciudad de Woodstock, en Connecticut, cuatro años después de haber empezado a construirla. Una decisión que tomó poco tiempo después de echar del hogar a su novia y a su hijo. 

Puesta a la venta por 45 millones de dólares (40 millones de euros), la mansión ocupa alrededor de 3.250 metros cuadrados sobre un terreno de 303.514 metros cuadrados. Como cualquier castillo que se precie, posee un torreón y una fosa alrededor de un lago de algo más de 121.400 metros cuadrados. El regalo de una reina desterrada. 

 

El regalo de un fan
Y hablando de regalos. Ha habido algún que otro millonario excéntrico que, a pesar de andar sobrado de recursos, ha tenido la suerte de que un diseñador le haya regalado una casa. Esto mismo le ocurrió a Lapo Elkann, el magnate de la marca de moda italiana Italia Independent, que por sorpresa se encontró en el buzón de su residencia los planos de una mansión pensada para él. 

Se trataba de una vivienda que había diseñado el arquitecto francés Florent Lesaulnier. Estando en la sala de espera de su médico, Lesaulnier se entretuvo leyendo una entrevista con el millonario. Gracias a los detalles que Elkann narraba de su vida, al arquitecto se le ocurrió que podría diseñarle una casa conforme a sus gustos: una a la orilla del mar y con la fachada color camuflaje (como su Ferrari). ¿El resultado? ¡A Elkann le encantó!

 

La cesta de mimbre gigante 
La cesta de mimbre más grande del mundo es la sede de la empresa de cestas de mimbre más conocida de Estados Unidos. Localizada en Newark, Ohio, las oficinas de la compañía Longaberger  fueron el sueño de infancia de su fundador, Dave Longaberger. 

En la parte inferior, la cesta gigante mide 59 metros de largo y 38 de ancho, mientras que en la parte superior, unos 63 metros de largo por 43 de ancho. Y no solo es la más grande, sino también la cesta de mimbre más pesada: 150 toneladas. Construida en 1996, el fundador se gastó 30 millones de dólares (27 millones de euros) para ver cumplido su sueño. 

 

Una montaña en el tejado 
Zhang Biqing, un acaudalado médico residente en Pekín, tuvo la idea de crear una montaña privada en la azotea del bloque de edificios de 26 plantas en el que reside. Se tardaron seis años en levantar este paraíso natural que contaba con árboles, rocas, césped e incluso un riachuelo. 

La montaña no duró mucho tiempo, sin embargo. Biqing no consiguió el permiso del Ayuntamiento y a los vecinos del millonario tampoco les entusiasmaba demasiado tener un recinto natural en la azotea. 

 

Una mansión de madera
Nikolai Sutyagin, antiguo gángster ruso y exconvicto, quiso dejar claro en su vecindario quién mandaba, así que construyó en 1992 una casa de madera de 13 plantas y 43 metros de altura. A pesar de lo frágil que parece, la mansión todavía sigue en pie.