Información sobre vivienda y economía

La vida al borde de un acantilado: 10 construcciones que parecen a punto de caerse

Autor: Hoja de Router (colaborador de idealista news)

¿Quién no ha soñado alguna vez con vivir enfrente del mar? En días de estrés, viene bien asomarse a la ventana y disfrutar de la tranquilidad que emana el inmenso océano azul. Los estudios de arquitectura conocen esa sensación y levantan mansiones para los bolsillos más afortunados en enclaves privilegiados de este tipo. Sin embargo, esa tranquilidad desaparece en ocasiones cuando la residencia no se encuentra en una playa, sino suspendida en un acantilado con las aguas a sus pies. 

Los arquitectos de hoy en día no son los únicos que osan colocar viviendas a escasos centímetros de un precipicio. Ya en la Edad Media, los reyes ordenaban construir sus fortificaciones a varios metros de altura para dificultar la invasión. Ya sea al lado del mar, de un río o encima de una montaña, muchas de estas construcciones aún siguen intactas. 

El castillo de Predjama
Construido durante el siglo XV, este castillo esloveno se encuentra al lado de un acantilado, a 123 metros de altura, y no presenta indicios de que se vaya a caer, ya que la mayor parte de él está construido en una gran cueva natural. 

Aunque lo más interesante del castillo es que, en su día, alojó a Erazem de Predjama, el aristócrata que acabó con la vida de un pariente del emperador austriaco Federico III y logró escapar de la Guardia Real gracias al túnel secreto que conectaba el castillo con el exterior. 

 

Castellfollit de la Roca
Situado en la cima de una pared basáltica y rodeado por los ríos Fluvià y Toronell se encuentra Castellfollit de la Roca, un municipio de la provincia de Girona, en Cataluña. Con una extensión de menos de un kilómetro cuadrado, las antiguas casas que se alzan al borde del precipicio se han convertido en las protagonistas de una de las imágenes más fotografiadas de Cataluña.

 

Los monasterios de Meteora
A escasos centímetros de un precipicio, uno no solo se puede encontrar un castillo o una ciudad medieval. En esta zona también tienen cabida los monasterios. Así ocurre con los santuarios de Meteora, en Grecia, considerados entre los más importantes de la Iglesia Ortodoxa. De los 24 monasterios construidos durante el siglo XV, a pesar de la altura y el vértigo de algunos feligreses, actualmente seis permanecen en activo. 

 

Al-Hajjarah
Localizado en las Montañas de Haraz, este antiguo pueblo de Yemen fue construido por el Imperio Otomano durante el siglo XII y sus casas aún permanecen erguidas, desafiando al precipicio que hay bajo sus cimientos. Hoy en día es toda una atracción turística. 

 

Las casas colgadas de Pont-en-Royans
En las Gargantas del Bourne, en plenos Alpes franceses, se encuentra Pont-en-Royans, un municipio francés que destaca por sus coloridas casas colgadas. Situadas en el macizo de Vercors, fueron construidas en el siglo XVI y durante esa época alojaron a numerosos madereros de la zona. Hoy en día, la ciudad ya no es un enclave de la industria de la madera francesa y son los turistas los que hacen acto de presencia. 

 

El Monasterio Colgante
También conocido como Templo Colgante o Templo Xuankong, los arquitectos consideran este santuario budista una obra un tanto rara, ya que da la impresión de que ha sido insertada en la roca del precipicio. Situada a unos 50 metros del suelo, ha logrado permanecer en pie durante más de 1.400 años, y ello porque a tal altura no hay ruido y el mismo precipicio protege al templo del sol, la lluvia y la nieve. 

 

El castillo de Liechtenstein 
En los Montes Suabos, a 40 kilómetros de la ciudad alemana de Stuttgart, encontramos el castillo de Liechtenstein, una mansión de cuento de hadas situada en un precipicio a unos 817 metros de altura. Fue construida a mediados del siglo XIX a partir de las ruinas de otra más antiguo - del siglo XIV. Hoy en día, el castillo pertenece a los Duques de Urach, aunque los visitantes pueden entrar y ver la colección de armas que la familia guarda en su interior. 

 

Nebida
En la costa de Cerdeña, a escasos metros de un acantilado, descubrimos la ciudad de Nebida, una antigua localidad minera italiana. En la actualidad, la villa se ha convertido en toda una atracción turística, ya que su emplazamiento permite disfrutar de la inmensidad del mar Mediterráneo. 

 

El monasterio Phuktal 
También conocido como Phugtal Gompa, es uno de los monasterios más aislados de la India. Situado en la región de Zanskar, fue construido en el siglo XII, aunque no fue hasta el siglo XIX cuando el mundo descubrió este tesoro oculto. Levantado en la entrada de una cueva natural, a sus pies transcurre el río Lungnak. 

El hecho de que esté tan aislado responde a un significado espiritual, ya que en su interior solían alojarse los monjes peregrinos. El monasterio cuenta con cuatro salas de oración, una biblioteca, una cocina y habitaciones para unos 70 religiosos. Casi nada. 

 

Las casas colgadas de Cuenca 
No podíamos terminar esta lista sin mencionar las casas colgadas de Cuenca. De origen incierto, estas viviendas medievales permanecen en la hoz del río Huécar, quedando sus balcones  en boladizo, es decir, en el aire. En una de ellas se encuentra el Museo de Arte Abstracto Español y en otra un mesón típico de la época medieval.