Información sobre vivienda y economía

12 cosas sorprendentes del magnate inmobiliario Donald Trump, que puede ser presidente de EEUU

Gtres
Gtres
Autor: Carlos Salas (colaborador de idealista news)

Su frase más típica, su primera gran operación, sus operaciones fallidas, sus sospechosas notas universitarias, su pelo, su origen alemán… En estos momentos, Donald Trump está en boca de todo el planeta. Puede convertirse en presidente de los Estados Unidos. Es un empresario inmobiliario con luces y sombras. Estos son doce hechos sorprendentes sobre su vida:

1. Un ego como un rascacielos

1. Un ego como un rascacielos

En 1976 logró consumar su primera gran operación inmobiliaria. Compró, con ayuda del grupo Hyatt, el antiguo hotel Commodore de Nueva York e invirtió mucho dinero en restaurarlo. En la inauguración, colgó un gigantesco cartel en la fachada que decía: “Trump”.

2. Los Mets, su obsesión

2. Los Mets, su obsesión

Estuvo a punto de comprar el equipo de béisbol de Nueva York, los Mets. Ofreció 20 millones de dólares pero al final los propietarios, la familia Wilpon, no se lo vendieron porque Trump quería la mayoría, no una parte.

3. Es nieto de alemanes

3. Es nieto de alemanes

El apellido Trump no es inglés sino alemán. El abuelo de Donald se llamaba Frederick Trump y su abuela, Elizabeth. Emigraron a Nueva York en 1885 desde el pueblo de Kallstadt, en Renania-Palatinado. Donald ha desfigurado este pasado, diciendo que eran de origen sueco.

4. Su padre era racista

4. Su padre era racista

El padre de Donald se llamaba también Frederick, o Fred. Nació en 1905 y murió en 1999. Estuvo vinculado con actividades del Ku Klux Klan en los años 20-30. Trabajó de carpintero pero luego entró en el negocio inmobiliario. En los años cincuenta fue investigado por un comité del senado por cobrar sobreprecios en algunas adjudicaciones. En los años setenta, se le abrió juicio por negar pisos en renta a ciudadanos negros.

5. Es un gran vendedor

5. Es un gran vendedor

Los que le conocen dicen que Trump sobre todo es un gran vendedor. Sabe venderse a sí mismo y a sus propiedades. ¿Escuchar? “Es tan creído que tiene una tendencia a no escuchar a nadie”, decía Robert Masello, un periodista especialista en el sector inmobiliario que le conoce desde sus inicios.

6. Fue a un correccional

6. Fue a un correccional

Cuando era niño, se portaba tan mal que lo expulsaron del colegio. Tenía 13 años. Entonces su padre lo envió a un colegio militarizado, la Academia Militar de Nueva York, para que “la disciplina de la escuela canalizase su energía de una forma positiva”.

7. Sus estudios sospechosos

7. Sus estudios sospechosos

Trump fue posteriormente a la universidad. Dice que era tan listo que se graduó como número uno en la prestigiosa escuela Wharton de Economía, de la Universidad de Pensylvania. Pero algunos testimonios y reporteros (en Salon) afirman que no fue el primero, aunque sí fue muy valorado por sus conocimientos del sector inmobiliario.

8. Su escuela fue la calle

8. Su escuela fue la calle

Cuando se graduó en Wharton, Trump trabajó dos años con su padre. Conoció el sector neoyorquino haciendo operaciones inmobiliarias en los barrios de Queens, Brooklyn y New Jersey. “Los lugares más difíciles e inteligentes del mundo”, dijo una vez.

9. Su expresión favorita

9. Su expresión favorita

“¡Great!” puede ser traducida como ‘grande’ pero también como “¡genial!’. Para definir su visión del sector inmobiliario, dice: “La forma en que yo lo veo es que una especie de lienzo: consiste realmente en trabajar para un gran (great) proyecto, ver un edificio elevándose, eso es para mí la creatividad”.

10. Lo más difícil

10. Lo más difícil

Uno de los arquitectos que ha trabajado para Trump afirma que aspira a lo más difícil: “Si no es imposible, entonces no lo hace”. Por ejemplo, el atrio de la Trump Tower está hecho de mármol, algo inconcebible en arquitectura para los tiempos que corren. Es un edificio a prueba de terremotos, vientos huracanados e impactos.

11. Apellido especial

11. Apellido especial

En inglés, una ‘trump card’ es la carta secreta o sorpresa que te da el triunfo en una jugada de póker. Trump es sinónimo de triunfo. En alemán, ‘trumpf’ (con efe al final), es lo mismo: triunfo.

12. Su pelo, ¿es de verdad?

12. Su pelo, ¿es de verdad?

Han corrido ríos de tinta sobre si lleva un tupé o es su pelo de verdad. Pues bien, aquí está la revelación. Es auténtico. No tiene implantes. Los estilistas y peluqueros que han trabajado con él en televisión, afirman que se lo cuida con mucha laca, pero que es tan auténtico como la estatua de la Libertad.