Información sobre vivienda y economía

Cómprate un terreno a los pies de un glaciar y con playa por el precio de un Ford Fiesta

Google Earth
Google Earth
Autor: @Jairo Mejía

En 1986 se otorgó en Alaska la última escritura de propiedad a un colono estadounidense. Durante el siglo XIX miles de familias llegaron a tierras inexploradas de Estados Unidos con la promesa de ser recompensados con la propiedad de la tierra de manera gratuita a cambio de trabajarla y ocuparla, expandiéndose así las fronteras del país. Era la llamada "Homestead Act", parte central de películas como "Un horizonte muy lejano", de Tom Cruise y Nicole Kidman.

En la "Última Frontera" de Estados Unidos, como se conoce a Alaska, ya no se puede reclamar tierra inóspita como propia, pero existe un creciente mercado de venta de terrenos remotos y de difícil acceso a precios asequibles en parajes de ensueño para aquellos que tengan la voluntad y la osadía de enfrentarse a una vida salvaje y aislada.

USGS
USGS

Con los precios de terrenos en primera línea de playa por las nubes en Estados Unidos y Europa en idealista/news proponemos una alternativa: 1,40 hectáreas de terreno frente al mar, con laguna propia, bosque y a cinco kilómetros de la lengua de un glaciar.

remoteproperties.com
remoteproperties.com

Webs como RemoteProperties se han especializado en vender terrenos remotos, similares a los que el propio gobierno de Alaska subasta a diario en internet y que pueden ser comprados con una tarjeta de crédito y escriturados online.

remoteproperties.com
remoteproperties.com

Estas propiedades se venden con una importante nota al pie. Estas gangas de ensueño requieren levantar una casa con los propios árboles de la zona, no tienen acceso a luz agua o internet, es reconomendable tener teléfono satélite, y solo pueden alcanzarse por medio de avioneta o barco.

Las propiedades remotas son un nicho de mercado para aquellos que quiere aislarse del mundo, vivir de la naturaleza y tener como vecinos a osos Grizzly,  alces, lobos y ballenas. 

El gobierno de Alaska realiza subastas de este tipo de terrenos durante todo el año, mientras que muchas agencias inmobiliarias se han especializado en terrenos o cabañas remotas por precios que en ocasiones no superan los 30.000 dólares (25.000 euros).

Existe, por ejemplo, la posibilidad de comprarse una isla con playas cristalinas (y de agua helada) por 169.000 dólares (140.000 euros).

Private Islands
Private Islands

Alaska mantiene recónditas joyas inmobiliarias en la bahía Prince William, en Yakutat (frente al Golfo de Alaska), Bahía Bristol o Kenai. Este estilo de vida, en la que ir al supermercado es irse de caza o a pescar salmones,  hacer amigos es que no te mate un Grizzly, no es para todos, pero las vistas y la paz son inigualables.

remoteproperties.com
remoteproperties.com

Para los que les haya gustado la idea de vivir en un lugar recóndito alejado del ruido y la sociedad, así es como se llega a casa después de visitar el mundo exterior: