Información sobre vivienda y economía

Esta preciosa minicasa prefabricada combina el diseño escandinavo con un toque californiano

Abodu
Abodu
Autor: Vicent Selva (colaborador de idealista news)

Las minicasas prefabricadas siguen dando que hablar. Y cada vez en más lugares. Desde que apareció hace ya más de una década, el ‘tiny house movement’ ha ido ganando adeptos, hasta convertirse en un importante nicho de negocio para arquitectos, diseñadores y fabricantes.

Sus partidarios defienden que vivir en una ‘tiny house’, es decir, una vivienda de menos de 50 m2, ayuda a mantener una vida sencilla, a desprenderse de lo que no se necesita y a elegir bienes materiales que de verdad se necesitan, mientras lo superfluo y lo innecesario es desechado. Además, también señalan que el precio de este tipo de minicasas hace que la vivienda sea más accesible para amplios sectores de población y que, en la mayoría de los casos, son más respetuosas con el medio ambiente. En cambio, sus detractores, afirman que estas viviendas de pequeñas dimensiones no son útiles más como una alternativa habitacional transitoria y que, en realidad, no aportan ninguna solución al problema de la vivienda.

Sea como fuere, la realidad es que cada vez más compañías ponen sus ojos sobre este sector del mercado. Ya sea empresas consolidadas que quieren ampliar sus horizontes o nuevas startup de reciente creación, el sector crece día a día.

Una de estas ‘start-ups’ es la británica Koto, que se dedica al diseño y fabricación de cabañas. Una de sus últimas creaciones, en asociación con el constructor de viviendas estadounidense Abodu, es la unidad ABODU 500, similar a una cabina, o unidad de vivienda accesoria, que se dirige al mercado californiano.

Estas pequeñas unidades prefabricadas están diseñadas para usarse como casas de vacaciones, alojamientos para huéspedes o espacio adicional en un patio trasero. El modelo está diseñado con un ancho limitado de 4,26 metros para que puedan transportarse en camión directamente al lugar en la que se va a ubicar la casa.

Este modelo está diseñado con el objetivo de conjugar la simplicidad escandinava con un toque californiano. Cada una de estas pequeñas casas se conforma de una estructura simple revestida con de madera desgastada y rematada por un techo a dos aguas de chapa. El diseño compacto se adapta a una habitación y un baño, una sala de estar y comedor de planta abierta y una cocina de galera. Una pared de vidrio pivotante de piso a techo permite que el interior de la casa se abra al exterior, aprovechando al máximo el clima cálido de California.

En el interior, las unidades abarcan 46 m2 útiles. En ese espacio se incluyen varios elementos que ahorran espacio y permiten a los ocupantes maximizar los espacios reducidos. Por ejemplo, los espacios de almacenamiento se encuentran disimulados debajo de la cama o en el interior de un banco incorporado a lo largo de una pared de la sala de estar.

El diseño permite una amplia gama de aspectos personalizables, que van desde una casa desnuda, sin ningún tipo de mobiliario, hasta una casa amueblada. Según el sitio web de Abodu, los compradores de vivienda pueden elegir diferentes materiales de revestimiento, como paneles de fibrocemento o estuco, o tienen características adicionales como paneles solares. Está disponible una visita virtual.

La clave: un cambio normativo

Estas 'tiny house' se dirigen, en especial, a la ciudad de San José. En esta ciudad de 1 millón de habitantes. Las autoridades locales han dado a este modelo la categoría de Unidad de Vivienda Accesoria. Con esta certificación, pueden colocarse en jardines traseros y alquilarse con fines de lucro siempre que cumplan con ciertos criterios.

Esta medida se enmarca en un plan de mayor alcance, impulsado desde el gobierno del estado de California, que tiene por objetivo incentivar este tipo de viviendas para hacer frente al problema de la escasez de viviendas y el aumento de los precios de los alquileres con una forma rápida y fácil de proporcionar viviendas asequibles.