Información sobre vivienda y economía

Cómo funciona el contrato de alquiler de por vida que acaba de estrenarse en Portugal

Foto de Alex Bykov en Unsplash / Unsplash
Foto de Alex Bykov en Unsplash / Unsplash
Autor: Tânia Ferreira

Tener una casa para toda la vida sin comprar ya es posible en Portugal, al menos legalmente. El Gobierno Socialista de António Costa, reelegido primer ministro del país luso, aprobó en el tramo final de la legislatura anterior una medida que establece contratos de vivienda de por vida para dar respuesta al encarecimiento del alquiler y de las casas en venta. A cambio, hay que pagar una fianza inicial de entre el 10% y el 20% del precio medio de la casa y la renta se actualiza anualmente con el IPC. Lleva en vigor desde el pasado 9 de enero.  

Esta medida, conocida como Derecho de Vivienda Real Duradera (DHD), se anunció como una alternativa a la propiedad de la vivienda o las soluciones de alquiler de viviendas, en un momento en que los precios de las viviendas en el mercado portugués están aumentando (tanto para comprar como para alquilar) y hay falta de oferta. Se trata de una propuesta que parte de un paquete ejecutivo más amplio de izquierda destinado a facilitar el acceso de los hogares a viviendas asequibles.

Sin embargo, la idea no gusta a todos los propietarios o inquilinos. Los propietarios piensan que la ley es "de poca utilidad", según el presidente de la Asociación de Propietarios de Lisboa (ALP), Luís Menezes Leitão. Los inquilinos, representados por Romão Lavadinho, presidente de la Asociación de Inquilinos de Lisboa (AIL), hablan de una solución que se queda a medio camino.

Quien también cuestiona el éxito práctico de DHD es Marcelo Rebelo de Sousa. El Presidente de la República promulgó la Ley, pero dijo que tenía "dudas sobre el éxito previsto de la nueva ley y los efectos secundarios de la definición de residente”.

¿Cómo funcionan estos contratos de vivienda arrendados?

Hemos preparado una breve guía para explicar lo que está en juego en el país vecino:

  • La nueva ley permite, a través de un contrato de arrendamiento de libre mercado, que los inquilinos vivan permanentemente y de por vida en una vivienda pagando al propietario una fianza inicial y una cuota mensual (el alquiler habitual), actualizado anualmente por la inflación.
  • La fianza inicial se establece entre el inquilino y el propietario, y debe estar entre el 10% y el 20% del valor medio de mercado de la vivienda, según la ubicación y el tamaño. Este valor medio se calcula en función del indicador de precio de venta por metro cuadrado (m2) publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) portugués.
  • Con la constitución del DHD, el inquilino tiene derecho a residir toda la vida en la vivienda, a lo que puede renunciar libremente en cualquier momento, devolviéndose la totalidad o parte de la garantía pagada al propietario.
  • Durante los primeros 10 años del contrato, el inquilino puede pagar el monto total de la fianza si decide renunciar al DHD. A partir del undécimo año de validez y hasta el trigésimo año, el monto del 5% de la garantía se deduce anualmente, como pago al propietario. Por lo tanto, para el final del trigésimo año, toda la fianza habrá sido pagada al propietario. En cualquier momento entre el 11º y 30º año del DHD, el arrendatario tiene derecho a devolver el saldo restante.
  • El inquilino es responsable de realizar y pagar los gastos de las obras de conservación ordinarias, las extraordinarias son responsabilidad del arrendador, así como los impuestos (impuestos municipales e IMI). El propietario pagará los gastos de comunidad y mantenimiento de espacios comunes.
  • El propietario de la vivienda puede hipotecar al DHD si necesita un préstamo para pagar la garantía, pero el propietario debe tener la propiedad libre de gravámenes y gravámenes, como las hipotecas.
  • A lo largo del contrato, el propietario puede transferir libremente la propiedad a terceros, y el DHD permanece, pero el derecho no se transfiere de padres a hijos. En cambio, el inquilino no tiene derecho a transferir el alquiler a terceros.