Información sobre vivienda y economía

Clásica por fuera y moderna por dentro: esta casa de Brooklyn muestra cómo mezclar estilos con éxito

Arnold Studio
Arnold Studio
Autor: Vicent Selva (colaborador de idealista news)

Brooklyn es una de las partes más conocidas y visitadas de Nueva York, y se encuentra al este de Manhattan. Con más de 2,5 millones de habitantes, repartidos en sus 183,4 km2, si esta parte de la ciudad fuese independiente, como lo fue hasta el 1 de enero de 1898, hoy sería la tercera ciudad más poblada del país.

El distrito, a pesar de todo, ha sabido mantener un toque diferencial y su propia idiosincrasia. Algo que refleja en el emblema de su bandera: “Endraght Maeckt Maght”, que se traduce del holandés como "la unidad hace la fuerza ". Además, desde la llegada del siglo XXI, Brooklyn experimentó un renacimiento como destino de vanguardia para los hipsters y un próspero centro de emprendimiento, empresas emergentes de alta tecnología, arte posmoderno y diseño.

En este entorno, no es extraño que surjan estudios de diseño y arquitectura para llevar adelante obras y reformas a la altura de lo que se espera de una zona como esta. Una de ellas, es el Brooklyn Arnold Studio, que ha diseñado este fantástico apartamento lleno de luz dentro de una histórica casa de ladrillos en el vecindario Clinton Hill del distrito.

El proyecto, llamado Clinton Residence, ocupa los dos pisos superiores de una casa de ladrillo de cuatro pisos que data del siglo XIX. Diseñado como una gran mansión, el edificio tiene un exterior de ladrillo rojo y piedra, con una serie de detalles decorativos.

El nuevo diseño de Arnold Studio tiene como objetivo fusionar lo antiguo y lo nuevo dentro del apartamento, utilizando detalles en blanco y negro para contrastar con los elementos arquitectónicos originales de la casa.

En el primer piso, el estudio creó una cocina abierta, sala de estar y comedor. El salón y la cocina están separados por una chimenea con una repisa de madera que se relaciona con las puertas de madera con paneles y los adornos de las ventanas.

Las paredes están pintadas de blanco brillante, mientras que los pisos de madera clara contrastan con las vigas del techo de madera oscura. Las viguetas y el subsuelo estaban arenados y manchados de negro.

La cocina también cuenta con una combinación de blanco y negro. Los armarios empotrados están diseñados para combinar con las paredes pintadas de blanco, mientras que una isla oscura con una encimera de esteatita negra proporciona un marcado contraste.

"Los pisos de madera de roble blanco y las viguetas de techo ennegrecidas expuestas se contrarrestan entre sí para resaltar las superficies de los muros perimetrales, que contienen detalles de marcos históricos originales y elementos de gabinetes claramente modernos", dijo Arnold Studio.

Un juego de comedor y una butaca modernista, ambos en negro, también resaltan contra los interiores claros. El estudio reconstruyó la escalera en la casa de 180 m2 con escalones de roble blanco y un pasamanos a juego.

Arriba, dos habitaciones tienen techos abovedados que revelan el techo inclinado de la propiedad. Los pisos son blancos para combinar con las paredes, y las habitaciones también tienen armarios empotrados en blanco para agregar a la estética mínima.

Dos baños también están incluidos en Clinton Residence. Uno contiene una combinación de baldosas de cemento, baldosas de porcelana de gran formato y accesorios de latón que se patinarán con el tiempo.

Además de este proyecto, Arnold Studio ha realizado otros proyectos en el mismo barrio, todos ellos de gran interés y con un fuerte componente de creatividad y de innovación.