Información sobre vivienda y economía

Las socimis disparan la inversión nacional en el sector terciario a máximos de una década

Autor: Redacción

El último informe que ha publicado Cushman&Wakefield sobre el ladrillo español no deja lugar a dudas: los inversores nacionales están desplazando cada vez más al capital extranjero.

Según los datos que maneja la consultora, la inversión doméstica en el sector terciario está en máximos de la última década tras suponer el 60% del dinero invertido durante todo 2015, frente al 40% que representó apenas un año antes. Para ver una participación superior tendríamos que viajar hasta la época precrisis: 2006 fue el último ejercicio en el que su peso superó el 60% del total.

Además, 2015 fue el segundo mejor ejercicio de la historia en volumen de inversión captada por los activos terciarios: los 10.300 millones de euros logrados se quedaron 500 millones por debajo del máximo de 2007.

Ahora bien, este protagonismo del capital español tiene una explicación: en él se incluye la actividad de las socimis, las sociedades cotizadas de inversión inmobiliaria, que aun siendo españolas la mayoría de su capital procede del exterior.

“El crecimiento de la inversión se puede explicar en parte por la intensa actividad de las socimis pero también por la creciente confianza en la economía doméstica que ha fortalecido la inversión nacional”, explica la firma.

Con esta puntualización sobre la mesa, lo cierto es que los vendedores españoles también lideraron en 2015 el volumen de las transacciones llevadas a cabo, alcanzando el 69% frente al 45% del ejercicio previo. Por número de operaciones, su peso se mantuvo estable alrededor del 68%.

El informe de la consultora también explica que esta supremacía del capital doméstico en las compraventas del sector terciario en el balance del año se ha producido gracias a la elevada actividad de la recta final del año. “Fijándonos en el cuarto trimestre vemos que el peso relativo de la inversión doméstica ha repuntado hasta representar el 75% del total”, asegura el estudio.

Cushman & Wakefield, además, prevé que en los próximos trimestres la actividad del capital nacional siga teniendo más protagonismo que el extranjero como consecuencia de la mayor aversión al riesgo de los foráneos a la demora en la formación de Gobierno tras las recientes elecciones.

Los extranjeros, a la espera del mapa político

Como viene insistiendo el sector desde hace varias semanas, el dinero extranjero sigue viendo al mercado español como una opción muy interesante de inversión, aunque ha entrado en modo ‘wait and see’ a la espera de que se solucione el panorama político. Los grandes inversores internacionales creen que en un par de meses estará resuelto el problema, aunque prefieren esperar a conocer el desenlace de los acontecimientos antes de tomar una decisión sobre sus inversiones actuales o futuras.

En cuanto a los inversores foráneos más activos, el informe destaca que en los últimos tres meses de 2015 los norteamericanos fueron los protagonistas al representar un 7% del total, seguidos de franceses y británicos. En el balance del ejercicio, un 15% de la inversión llegó de la Europa tradicional, donde los prestamistas siguen mirando con buenos ojos a España.