Información sobre vivienda y economía

Cómo renovar el contrato de alquiler de una vivienda con la nueva ley

cómo renovar el contrato de alquiler de una vivienda

Artículo escrito por Pedro Hernández, abogado y ex secretario de la cámara de la propiedad urbana

La modificación más importante operada en la ley de arrendamientos urbanos es, en mi opinión, la facultad que concede la nueva ley al inquilino para dar por terminado un alquiler de vivienda transcurridos los primeros seis meses, sea cual sea la duración pactada en el contrato

Conviene subrayar que sería nula cualquier cláusula o estipulación que modificase esta facultad en perjuicio del arrendatario o inquilino, conforme al artículo 6 de la nueva ley del alquiler

En contratos de larga duración, vigentes con anterioridad al 6 de junio de 2013, fecha de entrada en vigor de la reforma, en los que el arrendador quisiera asegurarse una mayor permanencia de su inquilino, al finalizar el plazo pactado, podría optarse por una de estas dos soluciones

A) antes de finalizar el plazo contractual, pactar mediante diligencia en el contrato su prórroga por la duración que se considere conveniente, manteniendo la vigencia del contrato prorrogado en todas sus cláusulas y estipulaciones

El contrato de arrendamiento quedaría sujeto a la normativa anterior a la reforma, con lo cual el inquilino no podría acogerse a la facultad antes descrita de abandonar la vivienda transcurridos los primeros seis meses, siempre y cuando haga un preaviso de un mes de antelación

Esta solución es patente que no permitirá al arrendador beneficiarse de la reforma en cuanto le permite invocar la necesidad de esa vivienda para dar por terminado el alquiler, aunque dicha posibilidad no se hubiera hecho constar en el contrato

B) otorgar un nuevo contrato en el que se pacte una larga duración, diez o quince años, acompañada de la cláusula penal que permite la ley según la cual el inquilino si decide marcharse dejando incumplido el plazo de duración pactado, deberá indemnizar al arrendador con un mes de alquiler por cada año que deje sin cumplir. Este nuevo contrato está regulado bajo la nueva ley de fomento del alquiler

La cláusula penal, unida a una medida de garantía adicional a la fianza obligatoria, por ejemplo un aval bancario a primer requerimiento por el importe máximo de esa cláusula penal, considero que actuará como elemento disuasorio para inquilinos dispuestos a cambiar de vivienda en cuanto encuentren otra más barata

Aunque en este momento, según señalan las estadísticas, no esté ocurriendo, ya que según parece los alquileres van a la baja,  es posible que un alquiler de larga duración sufra a medio plazo una depreciación  para el casero por efectos de la inflación económica, este efecto también puede ser paliado ya que la reforma de la lau permite obviar la aplicación del ipc para actualizar el alquiler, por lo tanto es cuestión de encontrar  y estipular un procedimiento de actualización que permita mantener el poder adquisitivo de ese alquiler durante toda la vigencia del contrato

Visitar el blog del abogado Pedro Hernández