Información sobre vivienda y economía

Un pequeño pueblo de eeuu prohíbe la construcción de viviendas para evitar convertirse en un refugio de neonazis

un grupo de neonazis hace guardia delante de la casa de su líder, paul craig cobb, en leith (dakota del norte)
Autor: Redacción

Aterrorizados, pero valientes. Amenazados, pero firmes. 23 de los 24 habitantes de la pequeña localidad estadounidense de leith (dakota del norte) han votado a favor de prohibir temporalmente la construcción o instalación de cualquier tipo de vivienda –incluidas caravanas, tiendas de campaña y casas móviles prefabricadas– en los terrenos municipales

Detrás de esa decisión, tomada en asamblea el pasado Domingo, se esconde un mensaje que los ciudadanos de leith han querido enviar al único vecino que se opuso: paul craig cobb, un supremacista ario de ideología neonazi, que quiere convertir el pueblo en un paraíso para racistas

En 2012, cobb, de 62 años, político xenófobo con antecedentes penales y prófugo de la justicia canadiense,  eligió leith como epicentro de su utópica ciudad para extremistas de raza Blanca. Aprovechando la progresiva despoblación de la localidad, compró una casa y 12 terrenos para construir viviendas. Acto seguido hizo un llamamiento a todos los supremacistas arios del país y les invitó a instalarse allí

“¡Imaginaos lo útil que sería para nuestra causa! podríamos declarar una zona prohibida para los invasores mexicanos ilegales, Israelíes, comunistas o antinazis, a los que podríamos detener”, arengó a sus seguidores

Sin embargo, ya no podrán mudarse allí, al menos de momento. La decisión tomada por la asamblea local, que tendrá una vigencia temporal de seis meses, impide que nadie pueda iniciar ningún tipo de construcción residencial y obliga a los nuevos residentes que viven en tiendas de campaña a las afueras del pueblo a levantar el campamento en un periodo máximo de 10 días

Además, obliga a todas las casas del pueblo ya construidas a disponer de instalación de fontanería para el agua corriente y el alcantarillado en un plazo máximo de 30 días. La adopción de esta nueva reglamentación enfureció particularmente a cobb, cuya casa es la única de la localidad que no dispone todavía de esos saneamientos

El líder racista tuvo que ser expulsado de la reunión municipal después de que se enfrentara e insultara a varios residentes locales, integrantes de la comunidad India ‘standing rock siux’, a los que mandó “de vuelta a la reserva”, según relata el diario local ‘the bismarck tribune’

“Después de décadas sin una ordenanza municipal, ¿por qué la aprobáis ahora? menuda coincidencia que en el momento en el que yo aparezco todo esto sea necesario”, se quejó a gritos cobb, que propuso cambiar el nombre de leith por “el pueblo de los malditos” porque según el político neonazi “sus habitantes son malvados y despreciables”