Información sobre vivienda y economía

El ingenioso y admirable arquitecto de las personas sin hogar (fotos)

Homeless Homes Project
Autor: Hoja de Router (colaborador de idealista news)

Tal y como dicta la Declaración Universal de Derechos Humanos, toda persona tiene derecho a una vivienda digna. Sin embargo, en las ciudades, no todos los residentes cuentan con una. Según Cáritas, en nuestro país cerca de 40.000 personas viven en la calle, una cifra que duplica a la que ofrece el Instituto Nacional de Estadística (INE), que la sitúa en unas 23.000.

Números que también se repiten en otras ciudades del mundo, como en Nueva York, donde la Coalición para las Personas Sin Hogar ('Coalition for the Homeless', en inglés) estima en 60.484 los habitantes sin un techo. O en Oakland, California, en la que cerca de 4.300 personas duermen a la intemperie cada noche. Aunque, precisamente, para algunos de los residentes de esta ciudad ya no resulta tan peligroso dormir en la calle.

No, al menos, con las pequeñas casas que el arquitecto Greg Kloehn les ha donado. Natural de Oakland, este estadounidense ha diseñado unas 30 casas móviles que han permitido a sus vecinos, que viven debajo de una de las autovías de la ciudad, resguardarse del frío y del constante ruido que producen los coches al pasar.

Homeless Homes Project

Homeless Homes Project

Homeless Homes Project

 

Las casas de Kloehn no son muy grandes - apenas miden dos metros y medio de largo, un metro y medio de ancho y dos metros de alto -, aunque evidentemente a los nuevos inquilinos no les importa demasiado. Como ha señalado una de estas personas en una entrevista, la casa le permite “estar en contacto con la normalidad”.

Cada nuevo hogar está fabricado con los restos domésticos que arrojan a los contenedores los habitantes de la ciudad californiana. Para una de las viviendas, el arquitecto se sirvió de unas patas de cama para crear dos columnas que adornaran la entrada. En otra, el tambor de una lavadora deja que penetre la luz. Algunas se apañan con un trozo de plástico grande o decenas de panfletos publicitarios para formar el techo.

Homeless Homes Project

Homeless Homes Project

Homeless Homes Project

Homeless Homes Project

Homeless Homes Project

Homeless Homes Project

 

Todas ellas comparten, eso sí, una misma estructura, construida a partir de restos de madera que el propio Kloehn ha encontrado rebuscando en la basura. Y un mismo decorado: el amarillo canario, el rosa claro, el azul eléctrico o el rojo chillón forman parte de la gama de colores con los que están pintadas las viviendas de las personas sin techo. Aunque quizá lo más llamativo sea que todas ellas cuentan con una cerradura.

Homeless Homes Project

Homeless Homes Project

Homeless Homes Project

 

Debajo de la autovía que conduce a Emeryville, una de las ciudades vecinas de Oakland, un grupo de personas reside ahora bajo el techo de las viviendas de Kloehn. Pequeñas casas móviles que el arquitecto donó a raíz de que uno de los residentes se acercara a la exposición en la que Kloehn mostraba sus viviendas, en el Centro de Arte y Cultura de San Francisco (SOMArts).

Sin embargo, ésta no es la primera vez que Kloehn diseña casas en miniatura. En 2012 construyó un pequeño apartamento dentro de un contenedor, que emplea como residencia de verano cuando pasa sus vacaciones en Nueva York. Cuando comenzó a fijarse en cómo sobrevivía la gente en la calle se le ocurrió fabricar tales viviendas.

“Me puse a mirar todas las estructuras que se hacen las personas sin hogar, y ello me llevó a mirar sus vidas: ¿Cómo les han tratado? ¿De qué viven? ¿Cómo han llegado ahí? Eso fue lo que me atrajo”.

Las casas móviles para las personas sin hogar de Kloehn forman parte del proyecto 'Homeless Homes Project', cuyos fondos van a parar a la construcción de nuevas viviendas para la gente sin hogar de Oakland.

Un proyecto parecido al del estudio eslovaco Gregory Ad Solutions, que construye viviendas para personas sin hogar financiadas gracias a los carteles publicitarios que colocan en una de las paredes. Iniciativas admirables que convierten a estos arquitectos, de cierta forma, en superhéroes cotidianos.