Información sobre vivienda y economía

El Gobierno vasco sube el precio que podrán cobrar los propietarios por alquilar baratos sus pisos

Autor: Redacción

El Gobierno del País Vasco ha tomado otra medida relacionada con la vivienda. Si hace unos días publicó un proyecto de decreto para explicar cómo deben ser las nuevas construcciones y las rehabilitaciones, ahora ha tomado decisiones en materia de alquiler.

En concreto, la región ha decidido aumentar la renta que cobrarán los propietarios por sacar al mercado del alquiler sus pisos vacíos, dentro de un programa bautizado como Bizigune, que gestiona cerca de 5.700 inmuebles. A partir de ahora el importe a desembolsar será de 750 euros en las tres capitales vascas (200 euros más que lo que se podía cobrar hasta ahora), 650 euros en sus zonas metropolitanas y 600 euros en el resto de la autonomía.

Con esta medida, el Gobierno regional busca aumentar la oferta de inmuebles en régimen de arrendamiento asequible sin tener que construir a corto plazo, así como combatir los precios del alquiler en la región, que ya superan los 1.000 euros al mes para un piso de 90 m2. Según los datos de idealista, el precio del m2 en Euskadi está en 11,6 euros. 

Además de los cambios en dicho programa, el Gobierno vasco también ha modificado los criterios que deben cumplir los inquilinos para poder acogerse a los alquieres libres asequibles, ampliando hasta 39.000 euros la renta máxima anual. El objetivo es que puedan acogerse a este plan las rentas medias, y no solo las bajas, dentro del Programa de Alquiler de Vivienda Libre (ASAP), que promueve que ningún inquilino se gaste más del 30% de sus ingresos al pago de la renta. Este programa se creó en 2012 y cuenta con menos de 300 pisos, de ahí que la región haya decidido modificar condiciones para darle un nuevo impulso. 

Por último, el Gobierno autonómico ha anunciado que va a presentar en los próximos días la Estadística del Mercado del Alquiler (EMA), que será la base para establecer unos índices de referencia de precios con los que prevé bonificar los alquileres baratos del mercado libre a través de incentivos fiscales y penalizar los que estén por encima de dichos precios de referencia.