Información sobre vivienda y economía

Sareb busca CEO para liderar su objetivo de convertirse en una inmobiliaria

Alberto Herrero, de la compañía Searchpartners, es el encargado de la búsqueda

Jaime Echegoyen, actual presidente de Sareb.
Jaime Echegoyen, actual presidente de Sareb.
Autor: Redacción

Sareb pretende tomar un nuevo rumbo y persigue el objetivo de transformar su negocio en una inmobiliaria al uso. Para ello, ha decidido buscar a un consejero delegado que lidere esta conversión y que comparta protagonismo con el presidente de la entidad Jaime Echegoyen, según informa Cinco Días.

Esta decisión cuenta con la aprobación del 62% de la propiedad, que está en manos del FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria) y del Banco Santander. El encargado de la búsqueda de este alto directivo será Alberto Herrero, de la compañía Searchpartners International. En este sentido, Herrero tiene el objetivo de encontrar a la persona adecuada antes de que finalice este 2020, para que pueda tomar posesión de su cargo a comienzos del nuevo ejercicio.

La figura del CEO compartirá protagonismo con Echegoyen, aunque la idea es que el presidente de la entidad de un paso a un lado en algunas funciones ejecutivas y ocupe de este modo un papel más institucional. Las funciones directivas serán divididas entre el nuevo consejero delegado y el propio Echegoyen.

La reestructuración de la cúpula de Sareb dejará a la entidad en la misma situación en la que estaba antes de 2015, cuando Belén Romana dimitió como presidenta de la compañía. En ese momento Echegoyen abandonó su puesto de CEO, se hizo cargo de la Presidencia y se reservó las funciones ejecutivas. En definitiva, se aglutinó toda la actividad alrededor del actual presidente de la compañía. Ahora, se volverá al modelo anterior.

El gran objetivo de Sareb para 2020, además de encontrar un consejero delegado, es transformar los créditos impagados en inmuebles. Para alcanzar esta empresa la entidad ha comenzado a agilizar las demandas judiciales contra los promotores morosos para conseguir los activos que figuran como garantías en las hipotecas en propiedad de la entidad. Esta nueva línea de actuación es la que convertirá a Sareb en un negocio inmobiliario.