Información sobre vivienda y economía

Ideas para adaptar tu casa ante la próxima pandemia

BCN Homes
BCN Homes
Autor: Redacción

Artículo escrito por Pablo Muñoz, arquitecto y especialista en arquitectura de salud y CEO de Espacios Evalore

Nuestro hogar era hasta ahora el refugio al que acudíamos tras la jornada laboral, donde buscábamos el descanso y la calma. Pero la llegada del coronavirus y el decreto del confinamiento a la población ha convertido nuestra casa en lugar de trabajo, de descanso, para hacer deporte o de escuela, en caso de tener hijos. Es hora de repensar en cómo vamos a vivir en nuestros hogares si vamos a vernos obligados a permanecer en casa durante más tiempo.

En el actual contexto se hace visible el impacto de la arquitectura sobre nuestra salud. Un impacto que, en realidad, siempre ha existido, también cuando no estamos confinados. Durante este tiempo han aparecido voces críticas que alertan de las consecuencias de aislar a personas sanas en entornos cerrados. La propia ciencia ha demostrado que la baja calidad del aire interior, la falta de iluminación natural y la separación del entorno natural, del cual procedemos, tienen consecuencias negativas sobre nuestro bienestar físico y mental.

El entorno construido puede adaptarse para minimizar el impacto negativo de la reclusión en un espacio interior. “No sólo podemos crear espacios o adaptar los existentes para mitigar estas consecuencias, sino que también podemos implementar estrategias que nos ayuden a combatir el virus. Muchas de estas estrategias tienen un coste muy reducido que incluso puede ser cero en el contexto de una reforma”, según Jorge Marqués, CEO de Privalore (y cofundador de Evalore).

Estas 11 medidas contribuirán a hacer de tu casa un espacio saludable en tiempos de confinamiento:

Optimizar la ventilación

El aire de los espacios interiores suele estar hasta cinco veces más contaminado que el aire exterior, debido a la presencia de contaminantes en los acabados constructivos, mobiliario o productos de limpieza y a la generación de CO2 por parte de personas y, a veces, cocinas y calderas. Sus consecuencias van desde el dolor de cabeza hasta el desarrollo de enfermedades respiratorias y del sistema nervioso en presencia de ciertos tóxicos. La solución más inmediata consiste en incrementar la ventilación natural, fomentando que sea cruzada (abriendo ventanas contrapuestas que permitan que las corrientes de aire atraviesen nuestra vivienda de un extremo a otro).

BCN Homes
BCN Homes

Disponer de sistemas de purificación que eliminen virus del aire

También es aconsejable incluir en nuestras viviendas elementos que propicien la purificación del aire. Cuando la vivienda cuente con un sistema de ventilación mecánica, estos sistemas de purificación a base de filtros pueden integrarse en él, pero también pueden emplearse purificadores independientes en las principales estancias de la casa. Los filtros de carbón activo y los fotocatalíticos son los más adecuados para eliminar tóxicos del ambiente interior. Además, existen purificadores de plasma capaces de eliminar virus y bacterias del aire, lo que es especialmente interesante en el contexto actual. También existen purificadores naturales a base de plantas que no consumen electricidad.

Instalar acabados saludables y antimicrobianos

Algunos acabados presentes en nuestra vivienda contienen elementos nocivos para nuestra salud. El barniz del parqué, la pintura plástica, los sellantes o adhesivos utilizados, todos ellos pueden contener componentes orgánicos volátiles (COVs) o formaldehidos. Lo ideal es evaluar la composición de los acabados antes de instalarlos. En entornos ya construidos se puede utilizar pintura fotocatalítica que contribuya a eliminar la presencia de tóxicos procedentes de otros acabados. También se puede sustituir la encimera de la cocina por una antimicrobiana, lo cual tiene un impacto notable de cara a detener la propagación de virus.

Disponer de mobiliario saludable y antimicrobiano

El mobiliario de nuestra vivienda, y de los espacios interiores en general, puede contener lacas, barnices, adhesivos y sellantes con COVs y formaldehidos. A su vez, el PVC presente no sólo en muebles sino también en estores y cortinas de ducha puede contener ftalatos.  Todos estos contaminantes son tóxicos para nuestros sistemas endocrino, nervioso y respiratorio. Por ello, es importante evaluar la composición del menaje de nuestro hogar antes de adquirirlo, pues existen numerosas opciones saludables en el mercado. Algunas empresas de mobiliario han ido un paso más allá y han creado una línea de muebles antimicrobianos, lo cual es especialmente interesante en el contexto actual.

Instalar agarradores antimicrobianos

Los virus, a menudo, se propagan a través del contacto con superficies que han tocado personas infectadas previamente. Actualmente existen en el mercado opciones para eliminar bacterias y virus de las superficies de contacto habitual. Algunos agarradores metálicos incluyen iones de plata, con un alto poder bactericida. Existen también manillas para puertas que incorporan una luz ultravioleta igualmente eficaz para eliminar patógenos.

Establecer un protocolo de limpieza adecuado

Muchos de los productos de limpieza habituales contienen componentes tóxicos que pasan al organismo a través de su inhalación. Es importante utilizar productos de limpieza saludables. Aquellos con el sello europeo Ecolabel garantizan ser inocuos para la salud. Asimismo, es importante desinfectar las superficies de alto contacto (pomos y agarradores de armarios y electrodomésticos, barandillas, teclados de ordenador, etc.) para evitar la propagación de virus y bacterias. Para ello, se pueden utilizar dispositivos de luz ultravioleta. Conviene evitar la lejía, cuyo uso se ha demostrado estar relacionado con el incremento de infecciones respiratorias.  

Instalar un filtro de agua para el consumo

El 99,5% del agua que llega a los hogares españoles es apta para consumo. Si bien, esto no significa necesariamente que sea recomendable su consumo habitual. La calidad del agua varía según la zona geográfica en función de su composición. Un agua con una mineralización muy alta puede no ser la idónea para ciertas personas con problemas renales. Asimismo, numerosos estudios recientes han comprobado la presencia habitual de microplásticos en el agua del grifo de los países desarrollados (también en el agua embotellada). Instalar un filtro de ósmosis inversa o carbón activado en nuestra vivienda puede, no sólo garantizarnos un agua de la mayor calidad, sino también reducir el consumo de plástico y nuestra necesidad de salir a comprar agua embotellada.

BCN Homes
BCN Homes

Maximizar la iluminación natural

La iluminación también tiene un efecto drástico en nuestra salud. Nuestro organismo se autorregula de acuerdo a los ciclos solares. La baja exposición a luz natural y a su variable espectro lumínico puede conllevar la alteración de nuestro ciclo circadiano y el malfuncionamiento en la segregación de melatonina y cortisol. Es preciso maximizar la iluminación natural de la vivienda para evitar trastornos de sueño y de estrés. A mayor exposición a iluminación natural frente a la artificial, menor trastorno para nuestro organismo.

Adecuar la iluminación artificial

La iluminación artificial bien diseñada puede funcionar de manera similar a la natural. Para ello es recomendable utilizar luz fría con un mayor porcentaje de luz azul, que activa el organismo en las estancias utilizadas en la mañana y horas centrales del día (cocinas y baños) y luz cálida (que contribuye a reducir el cortisol, la hormona del estrés, y a generar melatonina, la hormona del descanso) en salones y dormitorios. Una alternativa ideal, aunque más costosa, es la utilización de iluminación circadiana, capaz de variar en intensidad y temperatura de color para adaptarse a los ciclos solares a medida que avanza el día.

Facilitar el uso de espacios exteriores

La posibilidad de acceso a espacios exteriores tiene un efecto positivo sobre cómo nos sentimos. Por un lado, nos permite respirar aire exterior, y por otro, nos acerca al medio natural y nos conecta emocionalmente con lo que ocurre fuera de nuestra vivienda. Adaptar los espacios exteriores para facilitar su utilización y evitar cerrar las terrazas para convertirlas en galerías interiores son algunas recomendaciones. Disponer de un espacio en nuestra vivienda en el que poder ejercitarse también tendrá un impacto positivo en nuestra salud física y mental.

Colocar plantas

La conexión con el medio natural tiene un efecto sanador inmediato sobre nuestro bienestar emocional. Son numerosos los estudios que concluyen las bondades de introducir elementos de la naturaleza en nuestros espacios construidos. Colocar plantas, utilizar formas, texturas y colores que nos recuerden a la naturaleza o facilitar vistas exteriores a un entorno natural son todas medidas biofílicas que contribuirán a mejorar nuestra salud. Adicionalmente, la utilización de plantas contribuye a mantener una humedad relativa interior entre un 40% y un 60%, lo cual, según estudios recientes, contribuye a reducir considerablemente la transmisión del coronavirus.

Promotores y arquitectos, y también autoridades competentes, han de tomar conciencia e introducir el factor salud, en la ecuación del diseño residencial los unos y en sus esfuerzos por regular la vivienda los otros.