Información sobre vivienda y economía

Las mejores y más económicas piscinas prefabricadas para este verano

Habitissimo
Habitissimo
Autor: Redacción

Tener una piscina en casa es el sueño de muchas personas, sobre todo en estos momentos en que estamos pasando más tiempo en casa, debido a la crisis sanitaria. Hoy este sueño puede hacerse realidad gracias a las piscinas prefabricadas. Los expertos de Habitissimo nos presentan las piscinas prefabricadas más económicas para tu jardín.

Ya sea enterrada, semienterrada o sobre la superficie, estas piscinas están hechas de elementos prefabricados. A menudo, se utilizan materiales como el hormigón, la resina y el acero para fabricarlos.

Piscina prefabricada de hormigón

Una solución cualitativamente válida y rápida de realizar es la piscina de hormigón prefabricado. La instalación de esta estructura se realiza después de haber construido la base de hormigón, tras lo cual se ensamblan los muros, es decir, los paneles prefabricados. Después se vierte hormigón entre los paneles, para obtener una superficie lisa que se pueda recubrir como se desee. La gran ventaja de este tipo de piscina es su larga vida útil. Los costes, llave en mano, son de media de 13.000 euros.

Piscina prefabricada de acero

Las piscinas de paneles de acero prefabricados son de las más fáciles de instalar y más económicas. La estructura se hace uniendo paneles prefabricados que hacen que el montaje sea particularmente rápido y ahorre tiempo y dinero. Este tipo de estructura también tiene muchas características positivas que no deben subestimarse. En primer lugar, los paneles de acero (que se ensamblan sobre una base hormigón) son sólidos y elásticos y soportan bien las presiones externas. Además, se adaptan fácilmente a cualquier terreno. Si se trata de una piscina de acero galvanizada enterrada, una de 6x3 metros de lado y 1,4 de profundidad puede costar alrededor de 6.000 euros. Si tiene 10x5 metros y la misma profundidad, el coste se elevará hasta los 9.000 euros.

Piscina prefabricada de fibra de vidrio

La piscina de fibra de vidrio es una de las soluciones más fáciles de instalar. Después de completar la excavación, se instala la piscina y listo. La mezcla de este material con resina de poliéster permite fabricar piscinas muy resistentes. Son, además, vasos de una sola pieza, es muy difícil que lleguen a producirse fugas. Por otro lado, se pueden hacer todo tipo de diseños con este material. Una piscina de fibra de vidrio de 3x2 metros y 85 cm de profundidad tiene un precio aproximado de 10.000 euros. En forma de riñón y 5x2,9x2,1 metros y 1,35 de profundidad, el coste puede elevarse a 16.000 euros.

Piscina prefabricada de PVC

Las piscinas de PVC se fabrican en una sola pieza, con lo que son estancas. El PVC es un material ligero y soporta las temperaturas algo elevadas. Una piscina para enterrar en PVC de 9x5 metros de lado y 1,20 metros de profundidad cuesta alrededor de 3.800 €. A ese precio habría que sumar la excavación y preparación del terreno y la instalación, trabajos que pueden doblar con creces esa cantidad.

 

 

Un contenedor por piscina

Además de las piscinas prefabricadas, existen soluciones particularmente originales e innovadoras que no sólo ahorran tiempo y dinero, sino que también ayudan a respetar el medio ambiente. Algunas empresas, por ejemplo, transforman los contenedores marítimos en hermosas piscinas que pueden ser instaladas en un abrir y cerrar de ojos. Son proyectos 100% sostenibles que cuestan menos que las estructuras tradicionales.