Información sobre vivienda y economía

Consejos prácticos para contratar un buen seguro de hogar

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

Todas las viviendas deben contar con un seguro de hogar, a pesar de que hay estudios que aseguran que una de cada cuatro casas en España no está asegurada, con el consiguiente riesgo que conlleva.

El seguro de hogar es obligatorio y es frecuente tener dudas sobre qué tipo de póliza contratar y con qué compañía elegir, o si el producto ya contratado protege de forma correcta la vivienda. No todas ofrecen las mismas coberturas ni tienen el mismo precio, por lo que es importante comparar el mercado antes de contratar uno u otro producto.

¿Y cómo elegir la alternativa más conveniente para cada hogar? En líneas generales, debes tener en cuenta las características de la vivienda y si es la residencia habitual o la vacacional, asegurar tanto el continente como el contenido, analizar el coste de la prima e intentar que incluya defensa jurídica, lo que puede resultar muy útil en situaciones como la okupación de la casa.

“Ahora, más que nunca, es importante tener en cuenta nuestras necesidades y las nuevas tendencias y coberturas que ofrecen los seguros: desde el robo hasta los actos vandálicos en las viviendas de alquiler, pasando por la ocupación ilegal, un problema que, según el Instituto Cerdá, afecta a 87.500 viviendas en nuestro país”, explican desde Liberty Seguros, que añade que “contratar un buen seguro de hogar es una decisión fundamental a la hora de proteger adecuadamente la vivienda y tener la tranquilidad de saber que la casa está protegida frente a cualquier circunstancia tanto en verano como en el resto del año”.

Con este fin, la aseguradora ha elaborado un decálogo de consejos para encontrar la mejor póliza:

1. Ten en cuenta las características de la vivienda

Liberty recuerda que cada casa tiene sus propias necesidades y que, en función de las mismas, habrá que escoger un seguro u otro. “Por ejemplo, si tu vivienda tiene un jardín, es recomendable buscar un seguro que cubra los daños que pueda sufrir en tu ausencia. Al fin y al cabo, la meteorología a veces es traicionera y las tormentas de verano o una mala canalización pueden acabar con el trabajo invertido durante todo el año en ese espacio recreativo de la vivienda”, explica la compañía.

2. Qué uso le das a la vivienda

No es lo mismo que sea la vivienda habitual que una segunda residencia o que esté alquilada. En este último caso, por ejemplo, es importante cerciorarse de que el seguro protege no solo del impago del alquiler, sino también de los desperfectos o de los actos vandálicos causados por el arrendatario.

3. Proteger contenido y continente

 A la hora de contratar un seguro, importa tanto la edificación (continente) como el mobiliario y demás objetos de valor (contenido). Un buen seguro debe cubrir ambas cosas.

4. Proteger los bienes de más valor

Aunque los seguros cubren el robo de dinero, joyas y otros objetos de valor; la cobertura es mayor si estos bienes estaban debidamente protegidos. “Así, contar con una caja fuerte puede aumentar notablemente la cuantía que cubre el seguro, lo que te dará una tranquilidad adicional”, sostienen desde Liberty Seguros.

5. Considerar los distintos tipos de cobertura

Antes de escoger un seguro, es aconsejable tener en cuenta que hay diferentes coberturas: están las básicas, donde se incluyen por ejemplo los incendios, las filtraciones de agua o los daños eléctricos; y por otro lado están las complementarias, como la atención médica, la asistencia en el hogar o el atraco en la vía pública.

6. Optar por productos modulares

La aseguradora explica que no tiene sentido contratar un producto cerrado, por lo que recomienda elegir un seguro modular que pueda diseñarse a medida, partiendo de una cobertura básica y complementándola en función de las necesidades del contratante y las de su hogar, y que pueda modificarse con el paso del tiempo con facilidad.

7. La póliza, mejor flexible

Hoy en día es fundamental que la póliza pueda variarse a lo largo del curso del contrato sin tener que esperar a la renovación de la misma. De esta manera, es posible modificar la cobertura en función de las necesidades de cada momento.

8. La importancia de la defensa jurídica

Otra de las recomendaciones a la hora de escoger el seguro es comprobar que incluye apoyo jurídico en caso de necesitarlo, y que “puede resultar útil en determinadas situaciones como puede ser el caso de la ocupación ilegal de tu vivienda; un hecho que suele darse aún más en los meses estivales”, aclara la aseguradora.

9. Recordar que el seguro va más allá del hogar

El estudio de Liberty recalca que el término seguro del hogar puede hacerte pensar que esta póliza únicamente protege tu vivienda. Sin embargo, las pólizas han ido adaptándose a los cambios de la sociedad y ofrecen coberturas alternativas. Por ejemplo, si cuentas con vehículos de movilidad personal (como un patinete eléctrico), existen seguros de hogar que cubren la responsabilidad civil derivada en caso de accidentes con estos vehículos”.

10. Analizar el coste de la prima 

En este caso, el consejo se basa en asegurarse de que la prima se adapta al perfil de riesgo del contratante, para evitar pagar más de lo que le corresponde. Este coste se calcula teniendo en cuenta aspectos como el año de edificación, el código postal o el uso que se haga de la vivienda.