Información sobre vivienda y economía

Las inmobiliarias tardan de media tres meses en cerrar la venta de una vivienda, según API de Cataluña

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

El mercado de la vivienda vive un periodo de adaptación a la situación actual provocado por la pandemia del coronavirus. Las transacciones han caído un 20% hasta octubre, según los últimos datos publicados por el INE. También, y según el análisis de idealista/data correspondiente al tercer trimestre de 2020, en España ha aumentado el tiempo en el que se tarda en vender una vivienda a seis meses de media. Los extremos se pueden apreciar en los menos de tres meses de permanencia en el mercado de las casas en las ciudades de Granada, Barcelona o Zaragoza a llegar a superar el año en venta en otras capitales como Lugo, Palencia o Zamora.

Ahora, la Asociación de Agentes Inmobiliarios de Catalunya (AIC) y el Colegio Oficial de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Barcelona han presentado un estudio donde afirman que la mayoría de los agentes de la propiedad inmobiliaria consigue cerrar la venta de casas a los tres meses desde que recibe la nota de encargo. Durante este periodo de la propiedad a la venta, casi el 50% realiza una media de entre cinco y 10 visitas al inmueble antes de venderlo, según se desprende de la encuesta.

 

“En un periodo de crisis como el que vivimos, contar con la visión de un API puede resultar decisivo tanto para el comprador como para el vendedor de un activo inmobiliario”, destaca Anna Puigdevall, directora general de la AIC. “El ‘timing’ en el proceso de compraventa y en la toma de decisión son fundamentales para conseguir ahorrar el máximo tiempo y dinero posibles, sobre todo en un momento en el que todo cambia a mucha velocidad”, comenta.

Entre los otros datos que aporta el estudio, se afirma que el tiempo de reposición de la vivienda, es decir el periodo que pasa desde que se adquiere la propiedad hasta que vuelve al mercado de compraventa, se encuentra en 17,5 años.

Además, comenta que de los más de 1,3 millones de inmuebles que están en el mercado, entre viviendas, locales, oficinas, etc., el 85% de ellos se encuentran a la venta y el otro 15% se ofrece en arrendamiento. Un 80% son comercializados por agencias inmobiliarias, otro 14% son anunciados por particulares y el 6% restante es ofertado por las entidades bancarias y ‘servicers’ inmobiliarios.