Información sobre vivienda y economía

Aumenta la demanda de casas adosadas y unifamiliares: cuáles son sus ventajas

Pixabay
Pixabay
Autor:

Desde hace un año aproximadamente, y por la pandemia, hay un cambio en las preferencias, búsqueda y compra de la tipología de viviendas. Se ha experimentado un aumento en la demanda de casas adosadas y unifamiliares, ¿cuáles son las ventajas de vivir en este tipo de viviendas?

En el VII Barómetro Inmobiliario, realizado por UCI y SIRA, se concluyó que la pandemia ha supuesto cambios en la manera de vivir. Los futuros propietarios buscan casas con terrazas, exteriores, con una buena conexión a Internet y cerca de espacios verdes, con un importante incremento por el interés de viviendas unifamiliares, adosados, chalets y casas de campo.

“Efectivamente es un efecto que estamos viviendo desde que comenzó la pandemia y creo que va muy ligado con la sensación de encierro que muchos hemos vivido, especialmente en los meses del confinamiento extremo y el teletrabajo que ha venido para quedarse en muchas empresas”, comenta Jesús Duque, vicepresidente de Alfa Inmobiliaria.

Y esto solo es el inicio porque parece que esta idea se extenderá también en el año 2021. El informe europeo de vivienda Remax 2021 analiza que las viviendas de lujo, las casas adosadas y las viviendas unifamiliares serán las grandes protagonistas de la demanda de la vivienda en nuestro país para este año.

Aumento de demanda y de precio

Tanto adosados, unifamiliares como chalets han visto aumentar sus precios durante 2020 y principios de 2021, por esta demanda, tal como indican datos de idealista. Ya que, por tipología de inmueble residencial, la vivienda unifamiliar ha registrado un mayor aumento de los precios que los pisos. Este tipo de inmueble a la venta en idealista ha visto crecer sus precios un 3,2% interanual en enero, hasta los 1.547 euros/m2 de media, mientras que los pisos se han mantenido prácticamente estables.

¿Cuáles son las ventajas de vivir en un adosado o casa unifamiliar?

Hay que señalar que son casas más espaciosas, con varias plantas y zonas de exterior. Esto permite tener más intimidad y poder gozar de un espacio al aire libre que era algo que anhelaban muchos españoles durante el confinamiento.

Servicios comunitarios para toda la familia

Uno de los beneficios de este tipo de inmueble es que suelen contar con servicios comunitarios como piscina o instalaciones deportivas y de ocio para toda la familia. Así los niños se benefician de este otro plus que supone vivir algo apartado de la ciudad pero con comodidades.

La web de Api cita que el mantenimiento de los gastos comunitarios de dichas instalaciones, normalmente no es tan elevado que el que correspondería a un edificio con servicios similares ubicado en el centro de la ciudad.

Mayor tranquilidad

Si lo que se busca es una mayor calidad de vida, en este caso los adosados permiten estar más tiempo al aire libre, vivir algo alejado de la ciudad y esto contribuye a nuestro bienestar, tanto físico como mental. Esto se suma al menor ruido, a estar cercano a zonas naturales, y a no ver aglomeraciones de personas con tan solo pisar la calle.

Comodidad

Por un lado, se ofrece la comodidad de vivir fuera de la ciudad y de tener nuestro espacio exterior, mientras que por otro es que hay una total facilidad para aparcar el vehículo cerca de casa o en el propio garaje.

Sin embargo, hay que destacar que la casa puede estar alejada de algunos servicios básicos como supermercados, colegios y hospitales, de manera que debemos mirar bien este aspecto a la hora de elegir nuestra casa, pues hay una gran cantidad de ellas en el extrarradio de las ciudades, por lo que, en minutos, y en coche, hay acceso a diversos servicios clave.

Distribución por zonas independientes

El hecho de que en estas casas haya diversas plantas facilita la distribución de los espacios. Normalmente hay dos o más plantas, siendo una destinada al salón y zonas de ocio, mientras que las otras son para los dormitorios y baños.  

¿Sólo una moda pasajera?

Desde Alfa Inmobiliaria nos aconsejan que este aumento de la demanda en viviendas adosadas y unifamiliares podría tratarse de algo pasajero. “Hay que advertir que puede existir un punto de moda y de burbuja. Nuestra recomendación para todas aquellas personas que estén valorando dar el paso de cambiar un piso en el centro de la ciudad por una vivienda adosada es la de que analicen bien si podrán mantener las condiciones laborales que estamos viviendo tras la pandemia, y si una posible vuelta a las oficinas, no trastocarán sus planes futuros”.