Información sobre vivienda y economía

AK MODULAR: casas prefabricadas pasivas listas en cuatro meses

Exterior de una casa prefabricada de AK MODULAR
AK MODULAR
Autor: Eduardo (colaborador de idealista news)

Las casas prefabricadas cada vez están más asentadas en el mercado español. Más rápidas de construir, eficientes y su precio cerrado son algunos de los motivos que esgrimen para haberse situado en una más que merecida posición. idealista/news ha tenido la oportunidad de hablar con Txema Martín, CEO de AK MODULAR, empresa vasca con más de 20 años en el sector de las viviendas modulares.

¿Cómo son sus viviendas?

 

Construcción de una casa prefabricada
AK MODULAR
Nuestras viviendas están diseñadas pensando en la sostenibilidad. Están educadas en la alta eficiencia energética. Nos gusta compararlas con atletas de élite: recuperan temperatura muy fácilmente y viven sin patologías, con una estupenda  forma física. 

Por otro lado, las hace diferentes el envase y la disposición de los materiales que las abrazan. La  columna vertebral de nuestras construcciones está compuesta de madera, de  estructuras y esqueletos de abeto nórdico laminado. La madera es un material que no contamina y que además es generosa, ya que se come el C02. El acabado  exterior es de hormigón, lo que origina fachadas con fuerza y robustez. Por su parte, los aislantes son naturales: lana de roca y de vidrio, piedras naturales, etc.

¿Qué precio tienen?

 

Cocina de una de las viviendas construidas por la empresa
AK MODULAR
Es difícil marcar un precio medio, ya que depende del sistema constructivo escogido y de las dimensiones de la vivienda. Una casa de 100 m2 oscila entre los 175.000 y los 195.000 euros, incluyendo el IVA y llave en mano. Todas nuestras viviendas son personalizables y eso influye en el coste final.

¿Cuánto tiempo tardan en construirse?

Disponemos de un sistema constructivo ágil. Somos una empresa de ingeniería y los sistemas Cadwor nos ayudan mucho en el proceso de despiece por control numérico. Una casa AK MODULAR se entrega en un periodo de entre cuatro y siete meses.

¿Cómo de eficientes son?

Se trabaja desde el estándar passivhaus, con o sin certificación. El detalle pasivo está  siempre presente. Nuestras ventanas cuentan con el certificado passivhaus y nuestro muro, con 31 centímetros de grosor, es uno de los más potentes, térmicamente hablando, del mercado. 

¿Notáis un incremento de la demanda?

Mucho. La gente ha cambiado sus hábitos. Ahora es más interesante unos metros de jardín que largas calles céntricas llenas de tiendas. Las personas vuelven a desear espacios íntimos y llenos de tranquilidad. 

¿La pandemia del coronavirus ha motivado un aumento de la demanda?

Salón
AK MODULAR
Mucho. La gente ha cambiado sus hábitos. Ahora es más interesante unos metros de  jardín que largas calles céntricas llenas de tiendas. Nos vemos volviendo a espacios  íntimos, llenos de tranquilidad, de falta de contacto excesivo con los otros. 

El coronavirus ha pasado de ser una amenaza a declararse una oportunidad de negocio, en lo  que se refiere a la construcción. El mercado está desbordado. A esto se une la falta  de profesionales cualificados. Ahora todos dicen que saben construir y hacer de todo. Esto puede ser un peligro en el futuro. Salir a pescar no quiere decir que  seamos pescadores.

¿Se sigue asociando prefabricado con peor calidad?

La construcción prefabricada va unida a la industrialización, no a casas de tiro al pichón. La calidad la marca el objetivo que cada fabricante ve en su horizonte personal. AK MODULAR no es fácil, es segura. Gestión y calidad se unen en todo momento y por eso el producto es muy apreciado. 

¿Cómo es el perfil del cliente?

Hay de todo, pero observamos que los que más demandan nuestros productos son personas de entre 35 y 50 años.

¿Cómo ves el futuro del sector de las casas prefabricadas?

Los nuevos valores han llegado para quedarse. El cliente busca una paz diferente. La  calma está en poder ver crecer una rama, disfrutar de la naturaleza... Hemos vuelto al pueblo. La urbe nos sobrecoge. Incluso nos vemos como una amenaza para algunos. Irá en aumento, sin duda.