Información sobre vivienda y economía

Una minicasa sobre ruedas para viajar y disfrutar de una vida bohemia

inner.grace
inner.grace
Autor: Vicent Selva (colaborador de idealista news)

Aunque la mayoría de nosotros hemos pensado siempre que lo mejor es la comodidad que ofrece una casa grande, con jardín, piscina y todo lo demás, lo cierto es que existen otros tipos de casa, a veces muy peculiares, adaptados a diferentes modos de vida. Algo que, cómo no, es positivo -qué aburrido sería el mundo si no existiese variedad.

Traveler es una 'tiny house' con ruedas perfecta para quienes busquen una vida bohemia y viajera. Con esta minicasa, Escape, la compañía que las diseña y fabrica, ha trabajado su objetivo: conseguir que un espacio pequeño sea lo más funcional y práctico posible, sin renunciar, por supuesto, a la estética.

La casa viajera fue la opción escogida por Grace y Ryan. Esta joven pareja disfruta de una de ellas, en la que con una longitud de algo más de 8 metros de longitud consigue un espacio interior habitable de casi 30 m2. No obstante, el proceso de adaptación a vivir en un espacio de reducidas dimensiones no fue difícil. “Decidimos 'ser' pequeños porque realmente encajaba con nuestro estilo de vida y nuestros valores. De vivir en un pequeño apartamento en Nueva York y viajar, estábamos muy acostumbrados a vivir en espacios pequeños y habíamos adoptado una mentalidad minimalista hacia nuestras posesiones”, afirma Grace, que además trabaja como 'coach', en una entrevista sobre su nueva forma de vida.

Cuando la compraron, ya estaba casi acabada, lo que facilitó mucho todo el proceso hasta hacerla totalmente habitable. “¡Compramos nuestra casa 95% construida ya! Desde el momento en que compramos nuestra casa, hasta el momento en que nos la entregaron, solo nos costó alrededor de 4 meses poder vivir en ella”.

Lo primero que destaca es su exterior, aunque no resulta excesivamente llamativa, sino que ofrece un aspecto sobrio. Por ello, aparece como una vivienda muy acogedora, algo que se refuerza gracias al revestimiento de cedro teñido de oscuro que se usa en todo el exterior. El techo es sencillo y plano, lo que en combinación con la geometría simple de la casa le da un aspecto inspirado en un cobertizo. Un aspecto rural acorde a lo que buscaban sus propietarios, debido a su afición a las acampadas y a disfrutar de y en la naturaleza.

Esta pequeña casa tiene una puerta de entrada acristalada con una pequeña ventana cuadrada justo encima. Hay muchas otras ventanas de diferentes formas y tamaños colocadas a diferentes alturas en todos los lados. Esto le da a la casa un aspecto bastante divertido y aleatorio desde el exterior, pero todo tiene perfecto sentido desde el interior, el cual está perfectamente planeado.

El espacio interior está organizado en dos niveles que están conectados por una escalera de madera. En este piso principal hay un área de cocina con varias características y electrodomésticos como una estufa de propano de tres quemadores, un refrigerador con congelador, un fregadero grande, gabinetes para almacenamiento, estantes superiores y también un tablero de clavijas que es ideal para organizar varios utensilios y accesorios.

La escalera es lo primero que se ve al entrar a la casa. Su función es muy importante no solo porque da acceso a la zona superior sino también porque funciona como módulo de almacenamiento. Tiene plantas colgantes que caen en cascada desde arriba y ayudan mucho a que este pequeño lugar se sienta acogedor. En realidad, todo el lugar está lleno de plantas y esa es una de las cosas que hacen que esta pequeña casa sea especial.

El área de la planta baja también incluye algunos otros espacios y características como un escritorio ubicado en una de las esquinas que permite a los propietarios trabajar desde casa o en la carretera, una mesa plegable que se puede usar como espacio adicional en el mostrador de la cocina cuando cocinar o como mesa de comedor después y por supuesto el baño.

La escalera conduce a la zona de dormitorio tipo loft. Es un espacio pequeño, pero realmente acogedor con ventanas que envuelven la cama en tres lados, luces colgantes alrededor de los marcos de las ventanas y un pequeño armario personalizado hecho con cajas de leche reutilizadas.