Información sobre vivienda y economía

10 casas instaladas en los árboles que harían las delicias de Tarzán

Autor: Hoja de Router (colaborador de idealista news)

Acostumbraba a utilizar la liana como medio de transporte y el taparrabos como única prenda de vestir, pero es probable que el bueno de Tarzán, al recordar su vida en la civilización, acabara prefiriendo una residencia más humana que las copas de los árboles. Sin renunciar a los bosques ni al contacto con el medio ambiente, vivir como una persona en lo alto de un pino es perfectamente posible.

Estas son diez de las casas en las que Jane y el melenudo aristócrata británico criado por los simios hubieran sido muy felices. Confortables y rodeadas de naturaleza, lo tienen todo para que Tarzán no olvide sus años viviendo de rama en rama:

Edificio rodeado por árboles Un oasis en la ciudad

Instalados en un bosque, hechos de madera, abastecidos con energías renovables y con cultivos de flores o frutales en sus fachadas: así son los edificios ideados por el estudio holandés de arquitectura Oas1s, un verdadero reducto natural proyectado para ser instalado cerca de una ciudad pero con lo mejor de la naturaleza.

https://www.youtube.com/watch?v=B3gbfDfjDto

Casa en los árboles Una casa-árbol de incógnito

Esta estructura de cuatro metros cúbicos es, en realidad, la peculiar habitación de un hotel situado en el norte de Suecia. Hecha de aluminio, esta ligera construcción está colgada de varios árboles y es prácticamente imposible de ver, ya que su fachada refleja el bosque de su alrededor. Pasar una noche aquí cuesta más de 400 euros.

Casa Árbol en EEUU La más grande del mundo

El trono de las casas-árbol está ocupado por la Minister’s House, una gigantesca construcción de 30 metros de altura hecha de madera y apoyada en siete árboles en Tennessee, Estados Unidos. Además de una residencia, el edificio alberga una iglesia, y es que su origen no podía ser más religioso: el pastor Horace Burguess levantó la estructura después de que Dios se lo 'ordenase' en 1993. El edificio sigue en pie, pero las autoridades estatales lo cerraron por no cumplir con las medidas de seguridad imprescindibles.

La casa del Tarzán más urbanita

Se encuentra en Bélgica y es obra del artista Benjamin Verdonck, que se propuso crear una casa-árbol que no desentonara con su entorno. Salvo por el detalle de estar en la copa de un árbol, la construcción de Verdonck es exactamente igual que el resto de residencias de este barrio de Gante.

¿Y si Tarzán fuera un extraterrestre?

En el hipotético y disparatado caso de que Tarzán, al igual que Superman, fuera un extraterrestre, la mejor opción sería este hotel en Harads, Suecia. En él pueden dormir hasta cinco personas dentro de un OVNI colgado de un árbol.

La casa de los ‘scouts’

Tiene casi cuarenta metros de altura y es naturaleza pura y dura. La casa-árbol construida para la celebración de campamentos de ‘boys scouts’ en Virginia Occidental (Estados Unidos), es autosuficiente, así que elementos como los paneles solares y las turbinas eólicas conviven con la madera de esta construcción que fue levantada en una reserva de 4.000 hectáreas.

Para el Tarzán más extravagante
Otro hotel, esta vez en Costa Rica, en el que las vigas no son sino el tronco de un árbol. Se trata de un alojamiento para 'tarzanes' de altos vuelos: la propietaria compró un Boeing 727 de los años 60, lo trasladó y lo convirtió en un lugar donde hospedarse. Pasar la noche en este vuelo de lujo cuesta más de 300 euros.

El árbol, en el corazón de la ciudad
¿Por qué construir una casa en el árbol de un bosque pudiendo hacer una casa-árbol en el centro de una ciudad? Con ese planteamiento, el arquitecto italiano Luciano Pia ha construido un enorme edificio de 63 apartamentos en Turín. Las paredes de sus cinco plantas están cubiertas con 150 árboles que hacen olvidar que el edificio se encuentra rodeado de asfalto.

El amigo de los pájaros
Tarzán fue adoptado por un grupo de simios como uno más. Si hubiera sido recogido por una bandada de pájaros también querría vivir en un árbol, pero no sin su nido. Esta habitación de hotel tiene todo lo que ese hipotético Tarzán alado querría: el aspecto de un nido de pájaros y un sorprendente interior de 17 metros cuadrados, madera y camas que ningún humano rechazaría.

Las esferas colgantes
Hasta ahora, Tarzán ha disfrutado de verdaderas casas colgadas de árboles, con todas las comodidades que ofrecería la civilización, sin renunciar por ello a la naturaleza en estado puro. Con estas esferas colgantes de Vancouver, el contacto con el medio ambiente está asegurado. En cuanto a las comodidades, se parecen más bien a las de una tienda de campaña que a las de una casa de hormigón. Son artesanales y están colgadas de los árboles con lianas como las que utiliza el propio Tarzán. El coste de la estancia es de unos 150 euros por noche.