Información sobre vivienda y economía

Ideas de decoración: 7 problemas comunes en los baños pequeños… y cómo solucionarlos

Caroline McCredie
Caroline McCredie
Autor: houzz

¿Tu baño es pequeño, oscuro o estrecho? Estos y otros más son hándicaps habituales en muchos pisos, pero tienen solución. Te descubrimos algunos trucos útiles para sacar lo mejor de tu baño con colores claros, colocando espejos y elementos suspendidos, pero sin recargarlo.

No tiene luz suficiente

Solución: Opta por colores claros, en tonalidades blancas, grises pálidos o beis e iluminación indirecta. Si cuentas con un baño en 'suite', aprovecha la luz natural que recibe el dormitorio sustituyendo la pared opaca por un cristal. Coloca un plafón de techo con fuentes de luz led y luminosidad blanca y neutra.

Es muy estrecho ¡y no me cabe nada!

Solución: Si la puerta de acceso está en el centro de la estancia, instala la ducha en un extremo, el inodoro en el otro y el lavamanos, en el centro frente a la puerta. Escoge un lavabo estrecho y coloca la grifería a uno de los lados o empotrada en la pared.

Da sensación de ser muy, muy pequeño

Solución: Multiplica la sensación de amplitud colocando un revestimiento de espejo que cubra una de las paredes: te ayudará a disfrutar de un cuarto de baño visualmente más completo. Diseña un práctico sistema de almacenaje con estantes tras los paneles de espejo.

No sin mi bañera: ¿me encajará?

Solución: Escoge un modelo de formas orgánicas y sinuosas, de corte contemporáneo, que no sature visualmente el espacio.

¿Con qué lo equipo?

Solución: Un baño pequeño –de entre 3 y 4 metros cuadrados–, puede ser completo utilizando elementos suspendidos para el inodoro y el mueble bajo lavabo. Para la ducha, escoge una mampara de cristal.

Necesito más almacenaje

Solución: En este cuarto de baño se aprovecha totalmente el espacio vertical que queda junto a la ducha, instalando un completo armario. Los estantes abiertos son ideales como superficie auxiliar.

¡Aquí no hay espacio para dos!

Solución: Equípalo con los elementos justos y evita que el espacio se vea recargado. Para una cómoda circulación, necesitas 60 centímetros frente a la zona del lavabo y, en una zona de paso, 90 cm para que dos personas o más puedan moverse sin dificultad.