Información sobre vivienda y economía

Cómo colgar cuadros en la pared sin hacer agujeros (y sin morir en el intento)

Pixabay
Pixabay
Autor: @Lucía Martín (colaborador de idealista news)

Pero no pasa nada, no todos somos virtuosos en todo y así es en tu caso (y en el de servidora): somos negados en lo que a trabajos manuales se refiere. Cambias una bombilla y destornillas un juguete, pero que no te pidan más… ¿Verdad? Por eso esos maravillosos cuadros y fotos con tus amigos o hijos los tienes desde hace tiempo pochándose, o en el suelo de la habitación o escondidos en el armario, a la espera de mejores tiempos en los que puedan lucirse, como se merecen, colgados en la pared.

La sola idea de pensar en un taladro y en manejarlo te genera mareos pero no temas, hay soluciones para colgar cuadros en la pared (salvo que sean del tamaño del Guernica, claro está) sin necesidad de hacer agujeros. ¿No te lo crees? Sigue leyendo y verás.

  • Blue Tack: comercializada y fabricada por Bostik, es una masilla azul adhesiva, que es además, reutilizable. Sirve para fijar objetos ligeros sobre superficies lisas (lo de liso es importante, porque si tienes gotelé será más difícil). Si tienes que quitarla debes saber que, en superficies porosas puede dejar manchas que, a menudo se van con quitamanchas, pero no siempre. Así que tenlo en cuenta.
  • Cuelga fáciles: seguro que los conoces, se trata de sujeciones con gancho que no necesitan de hacer agujero (y seguro son de los artículos más vendidos en las ferreterías). Los hay que vienen con diferentes formas y tamaños. Hay que clavarlos en la pared pero como las clavijas son muy pequeñas, al retirarlos no dejan marcas visibles. El gancho más fuerte puede soportar hasta cinco kilos de peso. Se pueden utilizar en paredes de madera, hormigón y también, en armarios.
  • Fijacuadros: son de la marca Fischer y se indican especialmente para paredes de yeso, madera y pladures. Se instalan sin herramientas gracias a sus dos puntas afiladas que se sujetan al muro. Pueden resistir pesos de hasta 8 kilos. Si entrelazas dos ganchos puedes colgar cosas más pesadas, hasta 16.
  • Velcro de doble cara: es una estupenda opción para cuadros pequeños, fotografías, marcos, decoraciones… siempre y cuando no sean muy pesados. No deja marcas y puedes quitarlo y ponerlo donde quieras.
  • También están las cintas adhesivas de doble cara. Por ejemplo, la marca Pattex comercializa una que puede utilizarse en azulejos, maderas, metales, plásticos y mármol. Es extrafuerte, el rollo mide 1,5 metros y es resistente al agua e incluso, a la intemperie (o sea, puedes usarla en la terraza).
  • Clavos adhesivos ajustables: la marca Tesa comercializa unos especialmente pensados para paredes de yeso así como para paredes pintadas. Se retiran sin dejar rastro y además, son reutilizables. Cada unidad puede soportar un kilo de peso.
  • Y si las paredes ya las tienes llenas o simplemente, te gustan sin nada, ¿has barajado la posibilidad de dejar esos cuadros apoyados en repisas, baldas o incluso, en el suelo? Los cuadros y espejos grandes quedan maravillosamente bien apoyados en el suelo. Prueba y verás.