Información sobre vivienda y economía
Los profesionales, al detalle - <p>La crisis sanitaria y económica provocada por el covid-19 ha caído como un jarro de agua fría sobre el sector inmobiliario. Todas las previsiones apuntaban a que este año iba a ser positivo, dada la elevada inversión internacional destinada a este mercado. Sin embargo, se ha abierto la puerta a una fase de incertidumbre y desconocimiento.<br />Pero hay expertos que aseguran que la inversión institucional se enfocará en la próxima década en el ladrillo, mercado refugio ante oscilaciones bruscas de pandemias o de grandes crisis.<br />Los profesionales del sector ponen buena cara al mal tiempo y aprovechan a usar las herramientas digitales que tienen a su alcance para seguir con las operaciones de compraventa y de alquiler de inmuebles.</p>

Fincas Cano Pujol o cómo cerrar operaciones de alquiler y compraventa en pleno confinamiento

En pleno estado de alarma, las inmobiliarias tradicionales agudizan su ingenio para continuar facturando

David Cano
David Cano

En pleno estado de alarma, las inmobiliarias tradicionales agudizan su ingenio para continuar facturando y amortiguar el golpe que la crisis sanitaria dejará en su cuenta de resultados. Es el caso de la catalana Fincas Cano Pujol, con sede en Sant Cugat del Vallés, municipio de la provincia de Barcelona, que en mitad del confinamiento ha conseguido cerrar la venta de pisos de obra nueva y alquiler de varios pisos sin efectuar una visita física.

Fincas Cano Pujo es un API que nace después de formar parte del ya extinguido grupo Expofincas (hoy Exes). David Cano y Eva Pujol pusieron en marcha esta agencia con una crisis económica a sus espaldas y después de 17 años de experiencia en el sector. “Contamos con la trayectoria suficiente como para poder hacer frente a esta nueva crisis que se avecina, pero también hemos sabido preparar nuestro negocio para cualquier adversidad”, dice Cano.

La compañía, que cuenta con dos establecimientos, asegura que “una semana antes de que se instalara el estado de alarma en España estábamos disparados”. “Estábamos bien en cuanto a ventas y la tecnología se había convertido en una herramienta indispensable para nuestro día a día”, explica el directivo. Fincas Cano utiliza en cada propiedad que anuncia “el máximo de herramientas posibles, como el 3D, foto profesional, home staging o realidad virtual, además de dar “mucha importancia al posicionamiento premium y técnicas de big data inmobiliario”.

“Tras la llegada del covid-19 sacamos toda la artillería pesada y empezamos a dar servicio a través del teletrabajo: nos atrincheramos en casa y organizamos el equipo”, explican desde la agencia. “Hacemos videollamadas entre nosotros y con los propietarios: les explicamos las acciones que estamos llevando a cabo, de manera constante. El 90% de nuestra cartera es exclusiva, por lo que no podemos fallarles. Hablamos de manera semanal”.

Quizá lo que más sorprende en el caso de Fincas Cano Pujol es que ha conseguido cerrar acuerdos de manera virtual en pleno confinamiento. “En este mes que llevamos en casa hemos cerrado la venta de una casa de segunda mano con la firma de las arras de manera telemática, hemos cerrado un par de alquileres gracias a las visitas virtuales, obviamente condicionados a una visita previa a la entrega de llaves, y la venta de pisos de obra nueva sobre plano, también con sus correspondientes arras”, dice el directivo.

Así, la empresa no ha parado de trabajar gracias a las herramientas online. “También hemos cerrado gestiones que venían heredadas de antes de la crisis sanitaria, como firmas ante notario de operaciones que quedaron en el aire antes del confinamiento, reservas nuevas condicionadas a poderlas ver después”, explica Cano. 

“Ahora ya tenemos la cabeza dando vueltas para cuando volvamos. Creemos que en cuanto al mercado, habrá un reajuste de precios que ya iba en camino, ya que estábamos detectando un cambio de tendencia. A partir de aquí, no se ni cuánto ni cómo. Estará muy condicionado al crédito bancario: si los bancos dan hipotecas, seguirá todo en marcha”, dice Cano. “La venta de viviendas no se crea ni se destruye, se ralentiza”, concluye el directivo.