Información sobre vivienda y economía

Italia lanza un plan de choque contra el coronavirus con suspensión del pago de hipotecas e impuestos

Giuseppe Conte, primer ministro de Italia / Gtres
Giuseppe Conte, primer ministro de Italia / Gtres
Autor: Redacción

Italia ha sacado la artillería pesada para hacer frente al coronavirus. El Consejo de Ministros transalpino ha anunciado un parque de medidas de emergencia que asciende a 25.000 millones de euros y la primera partida de ese montante (de unos 12.000 millones) será aprobada este mismo viernes. Contempla, entre otras cosas, la suspensión temporal de las hipotecas y de algunos impuestos. Por tanto, el plan va dirigido tanto a las familias como a las empresas. 

El primer ministro Giuseppe Conte ha explicado que este plan multimillonario tiene el visto bueno del Banco Central Europeo (BCE) y ha sido ratificado por el Parlamento transalpino.

Tal y como explica idealista/news Italia, en el caso de los préstamos hipotecarios, el Gobierno ha activado que las personas con cualquier tipo de renta (hasta ahora se manejaba solo para ingresos de hasta 30.000 euros), pero siempre que puedan demostrar que se han quedado sin empleo durante al menos 30 días o sufran en ese periodo una reducción importante del horario de trabajo no paguen las cuotas de la hipoteca durante, en principio, nueve meses (el plazo que se barajaba hasta ahora era de un máximo de 18 meses).

Como explica Juan Villén, responsable de idealista/hipotecas, “la moratoria se hace necesaria sobre todo para las familias que vean reducidos sus ingresos por la imposibilidad de ejercer su trabajo o que incluso puedan perderlo por los efectos de la crisis”.

Además de esta suspensión, Italia también sacará adelante una paralización en el pago de impuestos por parte de las pymes (por ejemplo, la suspensión a las cuotas a la Seguridad Social), así como una moratoria fiscal y de cotización para los autónomos, previsto de momento hasta mayo. También es probable que se aplace el calendario fiscal en todo el país y se prevén ayudas directas a los sectores más afectados, entre ellos el transporte, la logística y el tráfico aéreo, así como complementos salariales para las empresas de hasta cinco empleados. 

Para las familias, también se esperan ayudas en forma de permisos laborales para los trabajadores con hijos a cargo, así como un bono de 600 euros en los casos en los que sea imposible el teletrabajo y sea necesario contratar a un cuidador o cuidadora para los niños.

El caso de España 

El Gobierno de Pedro Sánchez también ha anunciado la puesta en marcha de medidas extraordinarias. A pesar de que no ha detallado cómo se va a articular ni qué condiciones se deben cumplir, uno de sus compromisos es garantizar la liquidez a las empresas y dar ayudas a los padres y las madres que tienen menores a cargo y que se vean obligados a perder horas de trabajo para cuidar a sus hijos tras el cierre de los colegios en algunas autonomías, como Madrid y La Rioja.

Según ha explicado El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, el Ejecutivo todavía está diseñando la medida, pero confía en aprobarla esta semana (probablemente el jueves 12 de marzo). Según publica el diario Expansión, la idea es compensar con recursos públicos la pérdida de ingresos por parte de las familias, lo que ha calificado como un coste público importante, pero asumible.

También ha confirmado que se van a aprobar moratorias a las cotizaciones sociales de empresas y autónomos, y que las bajas por contagio o cuarentena del COVID-19 serán consideradas como accidente laboral.

En el plano hipotecario, y a pesar de que de momento no hay señales de que se lleve a cabo una moratoria en el pago de las cuotas, desde idealista/hipotecas sostienen que los efectos se están notando ya en las nuevas solicitudes. “Los bancos están valorando un escenario de pérdida de empleos, por lo que están siendo más cautos a la hora de valorar las nuevas solicitudes, sobre todo en lo que a estabilidad laboral se refiere”, aclara Villén.

Respecto al impacto económico de la propagación del virus, casi el 80% de los analistas calcula que restará alrededor de dos décimas de crecimiento del PIB, aunque hay algunos expertos que creen que la ralentización podría ser de hasta medio punto porcentual, según el consenso que recoge el Panel de Funcas. De media, se prevé un crecimimiento económico del 1,5% del PIB, lo que supone una rebaja de cuatro décimas respecto al promedio de hace seis meses. Entre las firmas más pesimistas están el Centro de Estudios de Economía de Madrod, el Instituto de Estudios Económicos, Intermoney y Santander, que pronostican un alza del PIB de solo un 1,3%. 

Respuesta conjunta

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, ha asegurado en las últimas horas que el mundo se enfrenta a una crisis como la de 2008 si no hay una respuesta unida y global. De momento, se espera la aprobación de medidas conjuntas desde Bruselas y del propio BCE, que mañana celebra su reunión mensual. 

De hecho, el primer ministro italiano ya ha confirmado que algunas de las intervenciones que se lleven a cabo se financiarán mediante recursos europeos, lo que permitirá limitar el impacto en las cuentas públucas estatales.