Información sobre vivienda y economía

El Supremo habilita una vía rápida para recuperar los ingresos indebidos en impuestos

Fachada del Tribunal Supremo
Fachada del Tribunal Supremo
Autor: Redacción

Una sentencia reciente del Tribunal Supremo abre una nueva vía ‘exprés’ para solicitar la devolución de ingresos indebidos a los contribuyentes en materia tributaria. Ya no hace falta que el ciudadano presente una reclamación previa ante la Administración tributaria para después recurrir la resolución desestimatoria ante el TEAR y finalmente, acudir a la jurisdicción contencioso-administrativa. Ahora el contribuyente que se encuentre en una situación idéntica a la de otro que haya obtenido una sentencia judicial favorable, sólo deberá solicitar directamente al Tribunal que dictó la sentencia, el reconocimiento del derecho a obtener la devolución de los ingresos indebidos en impuestos.

En el ordenamiento jurídico español, el contribuyente que quiera beneficiarse del criterio de una sentencia que ha dado la razón a otro contribuyente, debe acudir al artículo 110 de la Ley 29/1998. Dicho artículo permite la extensión de efectos de una sentencia a otras personas que se encuentren en la misma situación que el contribuyente que haya ganado dicha sentencia.

Sin embargo, el proceso es largo y tedioso, ya que, tal y como recuerda José María Salcedo, socio del despacho Ático Jurídico, hay que cumplir requisitos, como estar en la misma situación jurídica que el favorecido por el fallo que se pretende extender y para ello el contribuyente antes debe haber solicitado a la Administración la devolución tributaria y agotar la vía económico-administrativa. Otro requisito es que el Tribunal al que se pide la extensión debe ser competente por razón del territorio, para reconocer el derecho o pretensión cuyo reconocimiento se solicita. Por último, la extensión debe solicitarse en el plazo de un año desde la notificación de la sentencia a las que fueron parte en el proceso.

Pero ahora el Supremo ha cambiado las reglas del juego. En el caso enjuiciado, el contribuyente solicitó directamente al Tribunal Superior de Justicia de Madrid la extensión de efectos de la famosa sentencia que declaraba la exención de la prestación de maternidad en el IRPF. Sin embargo, el TSJ de Madrid desestimó su petición por el mero hecho de no haberlo solicitado previamente a la Agencia Tributaria, es decir, por no hacer el largo peregrinaje en la reclamación (primero a la Agencia Tributaria, luego recurrir la resolución desestimatoria ante el TEAR y finalmente acudir a la jurisdicción contencioso-administrativa).

Este asunto llegó al Supremo, que lo estimó porque la cuestión que presentaba interés casacional era la de decidir si, “para solicitar la extensión de efectos, es preciso que el contribuyente presente, con carácter previo al escrito razonado ante el órgano jurisdiccional que ha dictado la sentencia cuya extensión de efectos se pretende, una solicitud de rectificación de la autoliquidación ante la Administración tributaria”, señala Salcedo. Y el Supremo considera que dicha solicitud previa no es necesaria.

El socio de Ático Jurídico desgrana los motivos por los que no es necesaria:

  • Por la finalidad de la extensión de efectos: consiste en evitar al ciudadano las molestias, costes y dilaciones que significaría la tramitación un nuevo proceso jurisdiccional. Un nuevo proceso que, por existir ya una respuesta judicial firme sobre lo que sería su objeto, se revela como inútil o innecesario, tal y como estima el Supremo.
  • Los derechos fundamentales en juego: para el Supremo son el derecho a la tutela judicial efectiva (artículo 24 de la Constitución), y el de igualdad en la aplicación del Derecho (artículo 14). “Y ello, porque se trata de evitar al solicitante de la extensión de efectos el riesgo de recibir una solución contradictoria con la que se notificó a las partes de la sentencia firme de cuya extensión se trata”, señala Salcedo.

Con todo, el abogado considera esta sentencia muy importante para los contribuyentes porque aquellas sentencias favorables podrán aplicárselas de forma más rápida y con menos trámites. Además, Salcedo hace hincapié en que para el hipotético caso de que la extensión de efectos fuera desestimada judicialmente, por no apreciarse la identidad jurídica entre el contribuyente y las partes favorecidas en su día por el fallo, aquél siempre podría iniciar de cero el procedimiento. Y solicitar la rectificación a la Administración Tributaria.