Información sobre vivienda y economía

Cómo me afecta a la declaración de la Renta haber estado o estar en ERTE

Gtres
Gtres
Autor:

Si has estado incurso en un ERTE por el que hayas recibido las prestaciones del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), debes saber que tales prestaciones constituyen rendimiento del trabajo sujeto al IRPF.

Sergi Cebrian Burguete, socio de EY, en el área de People Advisory Services, recuerda que el SEPE es considerado un pagador distinto a su empleador habitual. Este hecho es de gran relevancia toda vez que la obligación de presentar declaración del IRPF depende del número de pagadores que hayas podido tener a lo largo del ejercicio 2020 y de la cuantía satisfecha por cada uno de ellos.

Imaginemos que las únicas rentas que has percibido en el ejercicio 2020 son procedentes del trabajo de un único pagador. En este caso, no tendrás obligación de presentar declaración por el IRPF salvo que el importe de los rendimientos percibidos sea superior a 22.000 Euros.

Por el contrario, si has tenido dos o más pagadores, tendrás obligación de presentar declaración de la renta si la suma de las cantidades percibidas del segundo y ulteriores pagadores es superior a 1.500 euros.

Es habitual en los supuestos donde un contribuyente ha tenido dos o más pagadores que la declaración de la renta refleje una cantidad a ingresar. Esto ocurre, por regla general, debido a que la suma de las retenciones practicadas por cada uno de los pagadores arroja un importe inferior a la cuota del IRPF calculada sobre el importe total de los ingresos del año. Si el contribuyente quiere evitar esta situación a futuro, puede solicitar a su pagador un incremento del tipo (%) de retención a aplicar sobre sus rentas.

Con el fin de flexibilizar las condiciones de pago de la cuota de su declaración de la renta, debes saber que si has estado en situación de ERTE y has percibido prestación del SEPE durante el año 2020, podrás solicitar el fraccionamiento de la cuota a ingresar resultante de la declaración de la renta. Ello será posible siempre que el importe de las deudas gestionadas por la AEAT no exceda de 30.000 euros (incluida la deuda relativa a la declaración del IRPF correspondiente al ejercicio 2020).

Esta medida se materializa en la posibilidad de satisfacer la cuota del IRPF en seis fracciones, con vencimiento los días 20 de cada mes, siendo el primero el día 20 de julio de 2021. Es requisito indispensable que la declaración de la renta sea presentada dentro del plazo voluntario cuyo fin tiene lugar el día 30 de junio de 2021.

Este fraccionamiento no conlleva el pago de intereses de demora ni requiere que se aporte garantía por parte del contribuyente.