Información sobre vivienda y economía

Falsos autónomos: quién debe pedir la devolución del IVA, la empresa o el trabajador

En España hay empresas que cuentan con empleados a los que se les obliga a darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

En España hay empresas que cuentan con empleados a los que se les obliga a darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, en lugar de contratarlos como trabajadores por cuenta ajena. Es lo que se conoce como el “falso autónomo”: no cobran una nómina, sino que hacen facturas a la empresa, que suelen llevar IVA y retención del IRPF, pero no tienen autonomía en sus actividades. Ahora el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Valencia ha declarado que estos falsos autónomos, una vez se regulariza su situación, pueden solicitar la devolución del IVA ingresado en Hacienda. No obstante, esto podría no ser así en todos los casos.

El TSJ de Valencia, en una sentencia de 20-2-2019 (recurso 1926/2018) ha considerado que los “falsos autónomos” tienen derecho a solicitar la devolución del IVA que ingresaron en Hacienda. Porque considera que el IVA incluido en las facturas constituye parte del salario del trabajador.

“En definitiva, el reconocimiento de la devolución se basa en la consideración de que el IVA que en su día percibió el trabajador de la empresa, e ingresó en Hacienda, era parte de su salario”, hace hincapié José María Salcedo, socio del despacho Ático Jurídico.

Pero Salcedo recuerda una sentencia del Supremo de 2014 en la que declaró que el IVA cobrado por los falsos autónomos e ingresado en Hacienda no es salario, ya que considera que la cantidad abonada por la empresa al trabajador por dicho concepto no se integra en su patrimonio, al estar destinada a la Hacienda Pública. Así, ¿quién tiene derecho a obtener la devolución del IVA, la empresa o el trabajador?

El socio de Ático Jurídico señala que, si la jurisdicción social considerase que el IVA percibido por el trabajador es salario, éste podría solicitar la devolución de dicho IVA, siguiendo el criterio del TSJ valenciano.

No obstante, si el Juzgado de lo Social, atendiendo al criterio del Supremo, considerase que el IVA repercutido por el trabajo no es salario, este IVA también sería indebidamente ingresado. Ello, por “haberse repercutido en el marco de una prestación de servicios considerada de carácter laboral, y declarada no sujeta por el artículo 7.5º de la Ley del IVA”.

Sin embargo, en este caso sería la empresa, y no el trabajador, la que tendría derecho a recuperar dicho IVA indebidamente ingresado. Ello se debe a que el artículo 14.2.b) del Real Decreto 520/2005 solo permite obtener la devolución del IVA a los que soportaron la repercusión de dicho IVA (la empresa), y no a los que lo repercutieron (el trabajador).

En cualquier caso, el experto asegura que es una materia con muchas aristas y que debe ser analizada caso por caso porque, como se ha visto, no está tan claro que la devolución del IVA ingresado en Hacienda por los falsos autónomos les corresponda a éstos, en lugar de la empresa que sí soportó la repercusión (pero siempre y cuando no se hubiera deducido en sus declaraciones el IVA que le repercutió el falso autónomo).

El falso autónomo, un fraude laboral

Hay empresas que buscan reducir los costes de tener en plantilla a un trabajador contratado por cuenta ajena y lo hacen obligándoles a que se den de alta como autónomos. Las sanciones que pueden imponerse a la empresa oscilan entre los 3.126 euros y los 10.000 euros, según se impongan en su grado mínimo, medio, o máximo.

Se trata de un fraude laboral porque mientras han trabajado como autónomos, han emitido facturas a su empresa repercutiendo el IVA que luego ingresan trimestralmente en la Agencia Tributaria mediante la declaración tributaria modelo 303.