Información sobre vivienda y economía

La compra de viviendas de lujo, muy afectada por la restricción del crédito

viviendas de alto standing vacías

Artículo escrito por Juan villén, responsable de
idealista hipotecas

Las viviendas de lujo, al igual que el resto del mercado inmobiliario, han visto reducido su precio sustancialmente en los últimos años, lo cual ha puesto en el punto de mira muchas de estas propiedades para aquellas personas que mantienen un alto poder adquisitivo

Sin embargo, dado el alto importe de compra (estamos hablando de inmuebles con precios actuales superiores a los 600.000 euros), en la mayor parte de los casos se suele solicitar financiación hipotecaria y es ahí donde se encuentran obstáculos a veces insalvables

Limitaciones en la aportación y la cuota

El primer escollo se encuentra en la aportación de fondos a la compra: la mayor parte de las entidades van a solicitar que la hipoteca no supere el 80% del precio de compra, lo que implica aportar ahorros por el 30% (incluyendo gastos de papeleos e impuestos), es decir, rascarse el bolsillo desembolsando más de 200.000 euros

Por otro lado, la cuota mensual de la nueva hipoteca no debe superar el 35% de los ingresos netos mensuales: para una hipoteca de 600.000 euros la cuota mensual rondará los 2.500 euros mensuales, para lo cual se debe disponer de unos ingresos mensuales superiores a los 7.000 euros. El incremento de impuestos y la rigidez de cómputo de ingresos implica una limitación importante, sobre todo en autónomos que hayan visto mermados sus ingresos demostrables

La existencia de una vivienda con hipoteca, otra piedra en el camino

Otro aspecto a tener en cuenta es la vivienda actual. Al contrario de lo que inicialmente pudiera parecer, a menudo supone un problema, pues aunque a priori disponer de un patrimonio adicional se debería ver con buenos ojos por parte del banco, si esta vivienda tiene una hipoteca, el banco normalmente tendrá en cuenta la cuota que estás pagando en el cálculo del ratio de endeudamiento anterior, lo cual podría disparar los ingresos mensuales necesarios para obtener la aprobación del préstamo

Ante esta situación, la alternativa que están tomando muchas familias es poner a la venta la vivienda actual, cancelando la hipoteca existente, para por un lado disponer de mayor liquidez para hacer frente a los requisitos de aportación inicial, y por otro cancelar deudas para cumplir con los requisitos de capacidad de pago que exigen los bancos

El problema ya sabido reside en los tiempos de combinar las operaciones de forma adecuada: si identificamos ya la vivienda que queremos comprar, probablemente no encontremos comprador para nuestra vivienda actual en el momento que necesitamos

En idealista.com/hipotecas te ofrecemos este servicio de asesoramiento hipotecario para que consigas la mejor hipoteca. ¡Pregúntanos sin compromiso!