Información sobre vivienda y economía

Los bancos aún acumulan casi 28.600 millones en suelo

Autor: Redacción

El sector financiero se enfrente a la realidad tras el informe de Estabilidad Financiera presentado por el Banco de España. El órgano regulador afirma que aún sigue siendo importante la carga de activos dudosos en sus balances, principalmente inmobiliarios. Entre ellos se encuentran 81.000 millones de euros en inmuebles adjudicados, donde destacan los 28.590 millones de suelo, y el entorno de 143.000 millones en crédito moroso, tanto a promotores como a familias.

Los activos adjudicados procedentes de los distintos negocios en España que poseen las entidades en sus balances descendieron ligeramente en el último año (0,9 %) hasta los 81.000 millones de euros. El porcentaje aumenta al 2% si lo comparamos con los activos adjudicados en diciembre de 2014, que ascendían a 82.500 millones de euros.

De estos activos, el 35,3% del total corresponde a suelo, aunque su peso ha disminuido casi 3 puntos porcentuales en el último año. Le sigue el 24,9% de edificios terminados y un 21,5% de activos procedentes de adquisiciones de vivienda. Este dato ha aumentado un 0,5% en junio en comparación con el mismo mes de 2014. Completan la tabla, los edificios en construcción (6,6 %).

A estos activos inmobiliarios dudosos se unen los préstamos morosos el volumen asciende a 224.000 millones de euros a junio de 2015. Ambos tipos de activos representan el 8,7 % del activo total de los bancos en su negocio en España. Al tener que provisionar en sus balances afecta negativamente en sus cuentas de resultados.

Estos datos prácticamente coinciden con los datos de Analistas Financieros Internacionales (AFI), que hablaban de 238.000 millones de activos tóxicos para la banca. Para AFI , estos datos le consumen a los bancos alrededor de 20.000 millones de euros en provisiones y capital.

El Banco de España también afirmó en el informe que pese a que la banca ha realizado avances importantes en los últimos años relacionados con la morosidad y la solvencia, siguen teniendo riesgos que pueden poner en peligro la recuperación.

El órgano presidido por Luis María Linde se  plantea la posibilidad de nuevas fusiones entre los bancos, además de adecuar su modelo de negocio y su estructura organizativa.