Información sobre vivienda y economía

Aprendiendo economía en el cole: “Ahorrar sirve para hacer lo que quieres”

¿Qué responderías si alguien te preguntara qué significa ahorrar? Seguramente hablarías de cubrir futuros imprevistos, de dormir más tranquilo por la noche y de poder juntar la cantidad suficiente como para irte de viaje o comprar ese artículo que te hace tanta ilusión.

Y eso es precisamente lo que han intentado inculcar la Asociación Española de Banca (AEB) y la Fundación Junior Achievement a los alumnos de un centro educativo madrileño, donde han estado explicando a decenas de adolescentes lo imprescindible que es saber gestionar el dinero que recibe una familia.

“Se trata de darles consejos prácticos e importantes para la vida diaria y que se den cuenta de la complejidad de sacar una familia adelante, teniendo siempre que garantizar que tus gastos estén por debajo de los ingresos. Les recordamos el esfuerzo que hacen sus padres y que no es nada sencillo llegar a fin de mes”, explica José María Roldán, presidente de la AEB.

Partiendo de unos ingresos mensuales, la patronal bancaria y la Fundación explicaron a María, Adriana, Ana, Marta, Jesús y el resto de compañeros cómo se reparten los gastos en una casa como la suya: el pago de la hipoteca o el alquiler, la luz, el agua, la comida, el transporte, la ropa… y lo poco que sobra después de cubrir todas esas necesidades. “Hoy me he dado cuenta de que 50 euros no dan para mucho”, explica Marta, una de las estudiantes.

Blanca Narváez, directora general de la Fundación, cree que a los jóvenes les sorprende lo que mucho cuestan las cosas y lo rápido que se va el dinero. Por eso, insiste, hay que despertar su interés lo antes posible y enseñarles que la educación financiera existe y funciona.

“Ahora sé lo que mis padres se gastan en mí y mis hermanos. Y creo que podría quitarme algunos caprichos para salirles más barato”, dice Jesús, compañero de clase de Marta.

¿Pero cómo puede un adolescente ser consciente de lo complicado que es el día a día para sacar adelante un hogar con unos ingresos limitados? Según Roldán, basta plantearles un “ejercicio práctico con un presupuesto mensual que permita a los niños ponerse en el papel de sus padres y conocer las restricciones que tienen a la hora de administrar su dinero para cubrir todas las necesidades familiares. El resto lo van aprendiendo de forma natural”.

Gastar menos de lo que se ingresa, guardando el sobrante y gestionando bien el resto es, según él, la madre de todos los consejos económicos y una lección que deberíamos interiorizar desde bien pequeños.

“Me quedo con que me tengo que fijar más en lo que les pido a mis padres para salir. Ellos tienen muchos gastos y tengo que gestionar mejor el dinero que me dan. Voy a intentar tener más cabeza porque me he dado cuenta de lo caro que es todo”, nos comenta Adriana.

Otro de los conceptos que tienen claro los adolescentes es lo importante que es ahorrar para cubrir gastos imprevistos y poder darse algún que otro capricho. “Ahorrar sirve para hacer lo que quieres porque si te surge un problema y no tienes ahorros no podrás hacer nada, por eso necesitas que tus ingresos superen a tus gastos”, nos cuenta Marta.

Para conseguirlo, Ana, otra de las alumnas, propone una fórmula muy sencilla: si dos productos tienen la misma finalidad, ¿realmente merece la pena comprar el más caro? “A partir de ahora le diré a mi madre que me compre las zapatillas más baratas, porque valen para lo mismo que otras que cuestan más dinero”, aclara.

Con este ejemplo tan básico, la adolescente ha resumido a la perfección el objetivo del programa 'Tus Finanzas, Tu Futuro', en el que se enmarca la charla en el colegio madrileño. “Debemos enseñar a los chicos a administrar sus finanzas porque el día de mañana serán adultos más responsables, exigentes y autosuficientes", concluye Roldán.