Información sobre vivienda y economía

Cómo reconocer el lado de verano del colchón y otros consejos para dormir más fresquito

Encontrar el lado de verano del colchón, apostar por fibras naturales, colores neutros y plantas ayudan a descansar en las noches calusosas

Colchón
Pixabay
Autor: @Lucía Martín (colaborador de idealista news)

Puede sonar a leyenda urbana, como lo de los cocodrilos en las alcantarillas de Nueva York, pero no lo es: muchos colchones, no todos, tienen dos lados. El de invierno y el de verano.

¿Cómo saber cuál es cuál? No tiene mucho misterio: la cara de verano utiliza materiales más frescos, como algodón, seda, microfibra, lino, seda… Además, en algunos casos, puede disponer de una capa de gel fundido para estar más fresquitos cuando descansamos.

Por su parte, la cara de invierno cuenta con materiales más cálidos: microfibra, lana… Para reconocer la cara de verano mira si dispone de microperforaciones que permitan la transpirabilidad del colchón. Además la cara de invierno es fácilmente reconocible porque suele contar con una etiqueta (a los haters de las etiquetas, no, en este caso es mejor no cortar cuando nos llega el colchón a casa).

Dormitorio Y hay otros 'tips' muy útiles para tener un dormitorio más fresco cuando las temperaturas aprietan. La firma especializada en el descanso Lomonaco nos recomienda lo siguiente:

  • Cambio de textiles, apostando por el lino: es natural, resistente y de gran calidad. “Es el tejido por antonomasia de las estaciones más calurosas. Se trata de un básico perfecto para cualquier estancia de la casa pero, sobre todo, para vestir la cama en estos meses de altas temperaturas, ya que el lino es un tejido fresco, por lo que es perfecto para dormir en las noches veraniegas”, explican.
  • Pocos colores: “En la decoración del dormitorio, los tonos neutros y claros nos permiten realzar la luminosidad y transformarlo en un ambiente más ligero. La ropa de cama es uno de los puntos principales sobre el que crear la base de la decoración de la estancia a través de tonalidades claras y naturales como blanco, beige o tierra”. Si quieres dar un toque de color, mejor que lo dejes para complementos como cojines, almohadas, de esta forma evitarás recargar el ambiente.
  • Fibras naturales a tope: “Este material consigue dar ese toque rústico y artesanal que muchas veces buscamos en las estancias, y que, en elementos como pufs, cojines, alfombras o cestas, unen estilo y funcionalidad”.
  • Plantas para dar vida y refrescar la habitación: “Plantas y flores ponen el broche final a cualquier estancia y ensalzan las tendencias naturales y rústicas de esta temporada”, finalizan los expertos.