Información sobre vivienda y economía

La otra cara del 26J: en qué destaca cada líder político por su patrimonio personal

Autor: Redacción

España, por primera vez, va a vivir unas segundas elecciones generales en medio año. Tras más de 100 días de negociaciones, los cuatro partidos con mayor representación en el Parlamento no encontraron la fórmula para entenderse y formar un Gobierno de coalición, por lo que sus programas volverán a enfrentarse el próximo 26J.

Todavía queda un mes y medio para que se celebren los nuevos comicios y, más allá de las propuestas y posibles coaliciones, merece la pena repasar cómo manejan sus bolsillos los cuatro candidatos que tienen posibilidades de ser presidentes y administrar las cuentas de España.

Entre los datos que publican los portales de transparencia y las declaraciones de la renta del ejercicio 2014, encontramos varias curiosidades. Por ejemplo, que Mariano Rajoy tiene más patrimonio financiero que los otros tres candidatos juntos, mientras que Pablo Iglesias es el que recibe las rentas más altas y, sin embargo, el que menos paga por IRPF. Resumimos en qué lidera cada cabeza de lista:

Rajoy, el que tiene más casas y patrimonio financiero. Si hay algo que caracteriza al líder del Partido Popular es su patrimonio financiero y su apuesta por los fondos de inversión. Rajoy tiene en cartera casi 795.000 euros invertidos en fondos de inversión, seguros, acciones y depósitos. De dicha cantidad, más de medio millón de euros está apostado en fondos y seguros, mientras que la inversión en acciones ronda los 226.000 euros y en depósitos, los 20.000 euros restantes.

Iglesias, en cambio, invierte de forma muy distinta: su dinero está en depósitos bancarios, un tipo de producto donde el líder de Podemos tiene unos 112.430 euros. Rivera, al igual que Iglesias, solo invierte en depósitos, aunque su exposición es mucho más reducida: apenas tiene ‘guardados’ 6.000 euros. Sánchez, por su parte, gestiona su patrimonio de forma más similar a Rajoy: además de tener cerca de 18.000 euros en depósitos, tiene otros 6.000 euros en acciones y 100.000 euros en seguros.

Por otro lado, y en lo que a patrimonio inmobiliario se refiere, Rajoy también toma la delantera a sus rivales políticos: tiene cuatro viviendas (dos en Madrid, una en Pontevedra y otra en Gran Canaria) el doble que Rivera (ambas en Barcelona) y Sánchez (ambas en la capital). Iglesias solo tiene una casa (situada en Ávila) y, además, ya la tiene pagada.

Sánchez, quien más paga de IRPF. El primer espada del PSOE es el candidato a la presidencia que más IRPF tuvo que pagar en 2014, y eso que no fue el líder con la renta más elevada. Según consta en su declaración, en dicho ejercicio fiscal abonó a Hacienda algo más de 27.000 euros, frente a los 26.300 que pagó Rajoy, a los 24.200 de Rivera y a los escasos 18.700 que pagó Iglesias.

La renta de Iglesias es la más elevada. Pablo Iglesias es el líder que recibió en 2014 la mayor renta anual bruta: en concreto, casi 107.700 euros. Su renta fue casi 30.000 euros superior a la que percibieron Mariano Rajoy (78.185 euros) y Albert Rivera (78.845 euros) y unos 20.000 euros superior a la de Pedro Sánchez (casi 89.000 euros).

¿Y cómo es posible que exista tanta diferencia? La respuesta es sencilla: el líder de la formación morada cobró 58.398 euros como empleado (el primer semestre como profesor de la Complutense y el segundo, como eurodiputado), a los que se suman otros 49.299 percibidos como autónomo (como presentador de Fort Apache en HispanTV).

En cambio, la retribución de Rivera se debe a las rentas que le pagó el Parlamento de Cataluña, mientras que Rajoy percibió por presidir el Gobierno esos 78.200 euros. En el caso del líder del PSOE, la renta procedió de diferentes vías: por presidir el grupo parlamentario socialista, ser diputado y dietas.

Rivera, el candidato más endeudado. El cabeza de lista de Ciudadanos es el candidato a la presidencia más endeudado: tras solicitar dos créditos hipotecarios, el apalancamiento de Rivera supera actualmente los 360.000 euros. El líder del PP y el líder de Podemos no tienen deudas hipotecarias, mientras que Sánchez debe a Bankia algo más de 113.000 euros.