Información sobre vivienda y economía

Los argumentos que usa el fútbol español para 'venderse' a los inversores extranjeros

El fútbol español quiere meterse en el bolsillo al capital extranjero. Ésta es la principal conclusión que ha dejado la primera jornada de World Football Summit. Un evento en el que los equipos domésticos han usado sus armas para seducir al dinero internacional.

Durante la jornada, el sector ha recordado que su impacto traspasa los límites del deporte: en los últimos años, se ha convertido en un filón para la economía. Según los datos que maneja la consultora KPMG, la industria genera un negocio de unos 10.000 millones de euros de forma directa e indirecta, equivalentes al 1% del PIB doméstico, y da empleo a unas 140.000 personas.

También ayuda a hacer ‘Marca España’ por todos los rincones del mundo. La prueba es que los cinco grandes equipos (Real Madrid, Barcelona, Atlético de Madrid, Valencia y Sevilla) están entre la lista de los 32 más valiosos del planeta con un valor actual conjunto de 6.630 millones de euros. Solo nuestro país tiene a dos clubes dentro del top 3 (formado por Real Madrid, Manchester United y Barcelona), que además son los únicos con una valoración superior a los 2.000 millones de euros.

Pero, más allá de las cifras, el fútbol español ha querido remarcar los frutos que ha dado el reglamento de control económico que pusieron en marcha el Consejo Superior de Deportes (CSD) y la Liga de Fútbol Profesional (LFP) en la temporada 2013-2014.

“Hace cuatro años se hablaba de impagos de los equipos con sus jugadores, de incumplimientos ante las Administraciones Públicas, de concursos de acreedores… Todo era incertidumbre e indefinición. Sin embargo, en estos años el control económico que hemos llevado a cabo ha dado resultado y se ha convertido en pionero en Europa: ahora las finanzas se controlan a priori, no a posteriori”, explica Javier Gómez, director general corporativo de LaLiga.

El sector recalca que todas las iniciativas de transparencia y rigurosidad financiera, que entre otras cosas han obligado a los equipos a mantener un equilibrio entre ingresos y gastos, han permitido sanear sus cuentas, situar los niveles de deuda por debajo del promedio europeo y reducir la deuda con el sector público, principalmente con Hacienda y la Seguridad Social.

Como muestra, este botón: entre enero de 2013 y septiembre de 2016, la deuda con la Agencia Tributaria se ha reducido en dos terceras partes, pasando de 650 millones de euros a los 230 actuales (es decir, ha bajado en 420 millones). Y, si se cumplen las previsiones, el endeudamiento del fútbol español desaparecerá por completo en la temporada 2019/2020.

Gracias a éste y otros efectos del reglamento, el negocio ha ganado en seguridad y, por tanto, es más atractivo para el capital extranjero.

“El fútbol no es un deporte, es una industria en crecimiento y todo gracias a una palabra: estabilidad. Ahora es prácticamente imposible que un club de fútbol pueda entrar en concurso de acreedores y esto es algo que llama la atención de los inversores internacionales. Los riesgos de entrar en el fútbol español antes eran desmedidos, pero ahora se han minimizado”, sostiene Miguel Ángel Gil Marín, consejero delegado del Atlético de Madrid.

No podemos olvidar que durante los años de crisis una treintena de equipos de Primera y Segunda División se declararon en concurso de acreedores. Un escenario que, según Gil Marín, no tiene cabida actualmente y que explica el reciente interés del capital extranjero por el negocio.

De hecho, son muchos los clubes que han dado entrada en su capital a los inversores foráneos en los últimos ejercicios. Entre los equipos que cuentan con ese apoyo financiero externo se encuentran el Atlético de Madrid, cuyo 20% está en manos del conglomerado chino Wanda desde hace casi dos años; el Mallorca, que desde principios de año está en manos de un fondo de inversión estadounidense liderado por Robert Sarver, dueño de los Suns de Phoenix de la NBA; o el Málaga, que desde hace un lustro pertenece a un jeque de Qatar. El Valencia, el Granada o el Real Oviedo también están en la lista.

El reto es batir a la Premier

El sector está convencido de que el marco de estabilidad y los precios bajos de los clubes de fútbol lograrán atraer más capital internacional, al que catalogan como imprescindible para conseguir su gran objetivo: ser la liga europea que más dinero ingresa al año.

Según la consultora Deloitte, el fútbol español facturará este año más que la alemana (Bundesliga) o la italiana (Calcio), aunque seguirá lejos de la reina de los ingresos en el Viejo Continente: la Premier League británica, cuyos ingresos prácticamente duplican a los del resto.

Para conseguirlo, asegura Gil Marín, es necesario garantizar la estabilidad presupuestaria de los equipos, estar abiertos a la innovación en la gestión y saber compatibilizar el día a día con los valores y la filosofía de la afición, mientras que LaLiga también considera indispensable ganar visibilidad a escala global gracias a esos socios extranjeros, ya sean solo financieros o también estratégicos.

En cambio, para Maheta Molango, consejero delegado del Real Club Deportivo Mallorca, “la clave es que los que entren en el negocio sepan gestionar los clubes de forma profesional, igual que harían en Google o Apple. Al fin y al cabo, funcionan como cualquier pyme o multinacional si hablamos de los equipos grandes”.

Con todo, recalca Juan José Cano, socio de KPMG, el fútbol español ha hecho los deberes en los últimos años para poder despertar el interés de los inversores. “Hoy está más saneado y es un negocio más seguro y esto sin duda es determinante para que el capital extranjero profesional siga confiando en España y su fútbol en los próximos años”.