Información sobre vivienda y economía

La gestora Azora quiere levantar 500 millones con su salida a bolsa y duplicar su cartera en un lustro

Autor: Redacción

Azora ya tiene el visto bueno de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) para empezar a cotizar el próximo 11 de mayo Solo han pasado dos semanas desde que la plataforma de inversión y gestión de activos envió la documentación al regulador y ya ha dado varios detalles de los objetivos que se ha marcado con la operación. 

La compañía, creada hace 15 años por Fernando Gumuzio y Concha Osácar, colocará en el mercado más de la mitad de su capital y prevé usar los recursos que obtenga para seguir comprando activos inmobiliarios. Su previsión es levantar entre 455 y 500 millones de euros (va a empezar a cotizar a un precio que rondará los 9,6 euros por acción), que le permitirán ampliar su portfolio actual valorado en unos 4.400 millones y especializado en los activos hoteleros. 

Los activos de Azora están repartidos en ocho vehículos, y entre sus clientes hay capital nacional y extranjero, entre los que se incluyen grandes fondos, gestoras y bancos de inversión internacionales.

A cierre del año pasado, Azora consiguió unos ingresos superiores a 77 millones de euros y un beneficio de 37,4 millones de euros, y con la salida a bolsa quiere conseguir los recursos suficientes como para duplicar su cartera de activos en el próximo lustro: quiere tener 8.000 millones bajo gestión en 2022. Entre los sectores en los que está más interesado están los alojamientos turísticos, las viviendas, los activos comerciales y la deuda inmobiliaria, con el objetivo de lograr unas rentabilidades de entre el 10% y el 13%. 

Dentro de esos 8.000 millones bajo gestión, casi la mitad serán alojamientos turísticos (3.400 millones de euros), mientras que los activos residenciales supondrán entre 1.300 y 1.600 millones de euros. En el caso de los activos comerciales, su peso será de entre 1.000 y 1.500 millones de euros, mientras que la deuda será más residual: en 2022 Azora prevé tener unos 250 millones en cartera. 

"Azora se centrará en el segmento de alojamientos turísticos con un claro enfoque hacia el turismo internacional, esperando invertir los fondos netos obtenidos en la salida a bolsa en su mayoría en este segmento. El segundo foco será el segmento residencial en alquiler y, en particular, aquellos productos de alquiler en los que se espera una mayor demanda, tales como el residencial en alquiler con oferta de servicios y el residencial destinado a la tercera edad", explica la documentación remitida por la compañía. 

La oferta de Azora va dirigida a inversores cualificados (es decir, profesionales), al igual que han hecho las promotoras que han salido a bolsa en el último año. En la colocación intervienen Goldman Sachs y UBS como entidades coordinadoras globales, las mismas que sacaron a bolsa Hispania, la socimi cuyos activos están gestionados por Azora y sobre la que el gigante Blackstone ha lanzado una oferta de compra, valorada en 1.800 millones de euros.