Información sobre vivienda y economía

Guía para los jóvenes que sueñan con montar una empresa

Gtres
Gtres
Autor: Carlos Salas (colaborador de idealista news)

¿Trabajar para el estado? Cada vez hay menos empleo público. ¿Trabajar para una empresa? Contratos precarios. ¿Trabajar para ti mismo como autónomo o empresario? Bien, pero instálate estos airbag en tu cabeza para evitar los golpes.

Estás terminando de estudiar y el panorama no es muy prometedor: lo ves en tus padres, en los amigos de tus padres, en tus hermanos mayores… Conseguir empleo es difícil. Ahora la moda es “montártelo por tu cuenta”: serás más libre, no dependerás de otros, podrás incluso crear empleo…

Eso está muy bien, pero, cuidado: tienes poca edad y demasiados sueños. Lee estos consejos antes de lanzarte.

1.- Tu idea, ¿la ha tenido otro? Es el primer error porque no se te ha ocurrido rastrear el mercado para saber si alguien ha puesto en marcha esa idea. Internet es un banco de datos inmenso. No solo te sirve para saber si alguien se te ha adelantado, sino también para saber qué se está haciendo en otras partes del mundo. Puedes copiarlo y traerlo a España.

2.- ¿Crees que hay sitio para más restaurantes de tapas? Aunque no lo creas, es la primera idea que se le ocurre a todos los jóvenes. Montar un bar o un restaurante de pinchos. No solo te pasa a ti, que no tienes experiencia. El 80% de los trabajos de fin de master en las escuelas de negocios consisten en montar: un bar. ¡Genial! Como si no hubiera bastantes. Dale vueltas a tu cabecita porque seguro que se te ocurren muchas cosas más.

3.- Piensa en el fracaso no en el éxito. Te parecerá una contradicción pero no lo es. Consiste en poner los pies en el suelo, y pensar que no vas a tener éxito en el primer momento. Todo lo contrario. Fracasarás consiguiendo clientes, fracasarás en la financiación, fracasarás en el diseño… prepárate para ese fracaso y persiste en tu idea. Así se triunfa.

4.- Sitio, sitio, sitio. Los norteamericanos dicen que el 90% del éxito de una empresa depende del sitio donde te pongas. Lo llaman ‘location, location, location’. Se refieren a determinadas empresas de servicios como tiendas de ropa, hoteles o incluso restaurantes. Piensa dónde la vas a poner y estudia ese mercado a fondo.

5.- La idea es buena, pero sin dinero no arrancas. No nos enseñan a economizar nuestros gastos en bachillerato, con lo cual pensamos que el dinero llueve del cielo. Toda empresa necesita cierto capital para empezar. ¿Te lo van a prestar tus padres? ¿Tus amigos? No confíes en eso. Seguramente serán los bancos. Pero ellos no prestan dinero a los jóvenes salvo que les convenza una buena idea. Prepárate esa presentación, ensáyala mucho y ve al banco. Preparar quiere decir crear un plan de negocio creíble y soltarlo en vivo y en directo. ¿No sabes qué es eso? Pues sencillo: explicar cuánto vas a vender, a gastar y a ganar en los primeros cinco años. Con entusiasmo y cifras.

6.- Lee libros de negocios y biografías. A veces son la mejor escuela porque aprenderás de sus éxitos y fracasos. Incuso te darán buenos consejos y muchas ideas de cómo gobernar tu negocio. 

7.- No escuches (demasiado) los consejos de amigos. Unos te dirán que tu idea es estupenda. No quieren desilusionarte. Otros dirán que eso va a fracasar. Pues bien: confía en ti mismo porque es tu valor más importante. Cuando el fundador de Telepizza encargó a unos expertos un estudio sobre si los españoles comprarían pizzas a domicilio, los expertos concluyeron que no: nunca lo harían. Pues bien: Leopoldo Fernández Pujals no les hizo caso y creó la mayor cadena de pizzas a domicilio de España.

8.- Emprende algo que te apasione. No pienses tanto en el dinero que vas a ganar o si vas a hacerte rico, como en si vas a poder trabajar en lo que más te apasiona: ¿Las bicicletas? ¿Los videojuegos? ¿El ‘skating’? Tú verás. Trata de encontrarle una forma de negocio a esa pasión y nunca te aburrirás de trabajar. Encima lo harás tan bien que a la gente le gustará lo que vendas. Como dice Simon Sinek, la gente no compra lo que haces sino por qué lo haces.

9.- Empieza por lo pequeño. No confundas tus sueños con la grandeza. Trata de empezar modestamente y trabajando mucho. El fundador de Amazon comenzó en una pequeña habitación metiendo libros en cajas de cartón y haciéndolo de rodillas. Cuando le empezó a ir bien se compró una mesa.

10.- Piensa en tus clientes por encima de todas las cosas. ¿Qué gustos tienen? ¿Qué es lo que más les atrae de tus productos? ¿Por qué te comprarían? ¿Les apetece gastarse tanto? ¿Cuáles son sus costumbres? ¿Qué edad tienen? ¿Cómo conocieron tu empresa? ¿Dejarán de comprarte? ¿Qué hacer para fidelizarles? Enhorabuena: acabas de descubrir el maravilloso mundo del marketing.

11.- Invierte en publicidad. Aunque tu idea sea magnífica, ¿Cómo la vas a dar a conocer? Si tienes claro el punto número 10 sobre tus clientes, ahora te toca llegar a ellos: puedes hacerlo por correo normal, electrónico, por Google AdWords, por buzoneo, o por las redes sociales. Ahora hay medios muy baratos de llegar a mucha gente. Gástate tus euros en eso (sin pasarte de la raya).

12.- Formación, formación, formación. No dejes de estudiar hasta que te mueras. Formación profesional, cursos en academias, en la universidad, en las escuelas de negocios… Te enseñarán cómo emprender y cómo prevenir lo peor. Técnicas de negociación, de neuromarketing, habilidades directivas, cómo convencer a clientes con un Power Point… ¡Lánzate!