Información sobre vivienda y economía

El paro de muy larga duración se ha multiplicado por ocho en España desde que estalló la crisis

Autor: Redacción

El verano ha empezado con buenas noticias laborales, aunque siguen sin ser suficientes como para atajar el verdadero problema del paro: el que los sindicatos denominan de muy larga duración.

A pesar de que en junio el número de desempleados ha marcado mínimos desde septiembre de 2009, todavía hay en España 2,07 millones de personas que llevan más de 24 meses sin encontrar una oportunidad profesional.

Esta cifra representa, según la consultora Randstad, el 43,2% del total de parados que había al cierre del primer trimestre y supera en ocho veces a la registrada antes de la crisis: en 2008 apenas 242.800 personas llevaban más de dos años sin trabajar, lo que representaba el 11% del total de entonces.

Su fuerte crecimiento y sus consecencias han convertido al desempleo de muy larga duración en una de las mayores asignaturas pendientes de nuestra economía.

“Existe un largo camino por recorrer y muchas oportunidades pendientes que se deben aprovechar. El nuevo Gobierno tiene un reto imprescindible por delante, como es el desarrollo de nuevas políticas que ayuden a la búsqueda de empleo de los profesionales en paro, especialmente con aquellos que llevan largo tiempo en esta situación”, explica Luis Pérez, director de Relaciones Institucionales de Randstad.

Afecta a más de la mitad de los mayores de 45 años

Según los datos que recoge el informe de la consultora, el colectivo más afectado por el paro de muy larga duración es el de los mayores de 45 años, precisamente los que tienen más complicado reciclar sus conocimientos y reengancharse al mercado, con un 56,1%. Le siguen los parados de entre 25 y 45 años, con un 40,3%, y de los menores de 25 años, con un 20,7%. Todos los colectivos han experimentado en los últimos ocho años un fuerte repunte del peso de los parados de muy larga duración en el número total de desempleados.

 Andalucía copa un cuarto de los casos

En la comparativa regional hay diferentes lecturas según qué cifras se tomen como referencia. En términos absolutos, Andalucía es la región que acumula mayor número de desempleados de más de dos años, por encima del medio millón (502.100), lo que significa que uno de cada cuatro parados de muy larga duración de España se encuentran en esta autonomía.

Le siguen Cataluña, Comunidad Valenciana y Madrid, todas ellas entre los 240.000 y 285.000, mientras que las comunidades con menos desempleados de más de dos años son Navarra (20.900), Cantabria (19.500) y La Rioja (9.400), que es la única con menos de 10.000 personas en esta situación.

En cambio, si miramos el peso de los parados de muy larga duración sobre el volumen total de desempleados a la cabeza de la tabla están Canarias (49,2%), Comunidad Valenciana (48,7%) y Navarra (47,8%). Por encima de la media nacional, que como decíamos se encuentra en el 43,2%, también se sitúan País Vasco (45,9%), Asturias (45,9%), Castilla-La Mancha (45,4%) y Murcia (44,7%).

En el lado contrario se encuentra Baleares, que es la región que registra la menor tasa de desempleados de más de 24 meses, con un 23,4%. Le siguen Cantabria (37,6%), Extremadura (38,6%) y Castilla y León (39,3%), mientras que Madrid y Cataluña se quedan a mitad de la tabla, con un 42,7% y un 42,9%, respectivamente.