Información sobre vivienda y economía

España sigue a la cola en idiomas: en Europa aprenden dos lenguas el doble de estudiantes

Autor: Redacción

Los idiomas siguen siendo una de las grandes asignaturas pendientes de la educación en España. Y es que con el paso de los años no conseguimos remontar puestos en las estadísticas de aprendizaje en Europa.

Los últimos datos de Eurostat revelan que solo uno de cada cuatro estudiantes de secundaria en nuestro país aprenden dos o más idiomas, un porcentaje que nos separa de los países nórdicos y centroeuropeos y que nos sitúa a la altura de otros mercados mediterráneos como Italia. La comparativa nos deja un mal lugar y, a efectos prácticos, según asegura un informe de la consultora Randstad, este bajo porcentaje de aprendizaje de idiomas dificulta el acceso de los jóvenes al mercado laboral.

Al frente del ranking de Eurostat se encuentran países como Finlandia, República Checa, Francia y Luxemburgo, que cuentan con tasas por encima del 94% en todos los casos, mientras que en otros como Suecia, Croacia y Bélgica el porcentaje supera el 80% y en el conjunto de la UE, el promedio ronda el 50,3%.  En el lado opuesto se sitúan Irlanda (7,6%), Portugal (5,3%), Reino Unido (4,4%) y Grecia (3,5%).

En el caso de Reino Unido e Irlanda, explica el estudio, el porcentaje reducido tiene una explicación: el hecho de contar con el inglés como lengua materna permite a sus profesionales una mayor movilidad internacional, lo que reduce su necesidad de aprendizaje de nuevos idiomas para acceder al mercado del trabajo.

Estas fuertes diferencias que nos separan de muchos de nuestros socios comunitarios tienen un impacto directo a la hora de encontrar empleo. Según Randstad, “el conocimiento de una segunda lengua extranjera se ha posicionado como un elemento diferenciador clave en un proceso de selección. Las posibilidades de acceder a un puesto de trabajo incrementan de manera exponencial en todos los perfiles, incluso entre mandos directivos”.

Y es que, en un mundo cada vez más global, las empresas no solo compiten con las de su misma ciudad o país, sino que lo hacen con otras organizaciones internacionales, de ahí la importancia de que su plantilla pueda manejarse en otras lenguas diferentes a la materna.

Las posibilidades aumentan un 40%

De acuerdo con el estudio, el conocimiento de idiomas aumenta un 37% las posibilidades de los profesionales de acceder a un empleo. ¿El motivo? La habilidad de desarrollar la actividad en diferentes lenguas es una de las exigencias que más ha crecido en el mundo empresarial durante los últimos años.

“La orientación hacia un mercado laboral global y el incremento del comercio internacional han provocado que esta habilidad sea una de los requisitos fundamentales para las compañías a la hora de seleccionar el mejor talento”, aclara Randstad, que insiste en que el 26% de las ofertas actuales en el mercado laboral exige conocimiento de algún idioma extranjero, siendo el inglés el más demandado. Otros idiomas muy valorados por las compañías son el francés, el alemán o, en los últimos años, el chino y el árabe, motivados principalmente por el comercio internacional y la apuesta por la internacionalización de las empresas. 

Ahora bien, el porcentaje de ofertas que pide conocer varios idiomas se dispara en el caso de los perfiles directivos y de responsabilidad, donde alcanza el 70%.

¿Y en qué nivel están los candidatos? En el caso de España, los profesionales que están buscando un empleo actualmente presentan niveles dispares.

“Un 57% de profesionales en nuestro país afirma tener conocimiento de inglés. Sin embargo, los porcentajes varían cuando se analiza el nivel de cada uno de ellos. Así, el 33,7% de los profesionales asevera que son bilingües o cuentan con un nivel alto de inglés, mientras el 44% afirma que cuenta con un nivel medio, y el 22,3% restante considera que tienen un conocimiento básico del idioma. En cuanto a otros idiomas, el 12,6% de los candidatos cuenta con conocimientos de francés; el 3,5%, de italiano; y el 3,47%, de alemán”, detalla la consultora.